miércoles, 26 de septiembre de 2007

fiestas de Benissuera

Queridos amigos:
Pues sí, seguimos y la verdad es que echando una mirada hacia atrás, no está mal todo lo vivido. Primero fueron en septiembre las fiestas de Benissuera. Es éste un pueblo pequeño como tantos de esta comarca, pues apenas ronda los 200 habitantes y con la amenaza de un PAI que absorba a sus buenas gentes y borre la ribera del Albaida, con sus viñas, río serpenteando, a la sombra del Benicadell y bajo la mirada del Montcabrer.
Las fiestas de Benissuera son siempre el segundo domingo de septiembre. Este año comenzaron antes con las paellas, a las que no pude asistir, pues confieso que después de un mes de fiestas, estaba cansado. Si asistí a la cena del viernes. Es algo singular. El ayuntamiento coloca sillas y mesas en la plaza, junto al palacio en ruinas. Y allí se junta todo el pueblo a cenar. Además de los invitados. Fue un rato grato, charlando con Santiago y Belén, el esposo y la alcaldesa de mi otro pueblo, Montaverner. Pero tuve que abandonar la cena para asistir a la reunió de los juniors. Al día siguiente el arcipreste Emilio predicó en la misa de la Virgen de la Medalla Milagrosa y por la tarde hubo procesión. El domingo fue el Cristo del Amparo, con su misa y procesión y eso sí, un gran castillo. Ya os digo, unas fiestas sencillas y familiares, donde el pueblo se llena de quienes un día partieron de él y por amor se establecieron en los pueblos vecinos, de quienes tienen sus raíces aquí, pues la comarca es un gran pueblo, donde todos se conocen y todos tienen familia en diferentes pueblos. Es así, la Valle de Albaida tiene personalidad e identidad. Al ser pueblos pequeños los jóvenes tenían que buscar la pareja en otros lugares. Sólo hay que preguntar por los abuelos, a veces los cuatro son de diferentes lugares, que si de Montaverner, Alfarrasí, Benissuera, Beniganim, Sempere, Guadasequies, L'Ollería, Aielo, Albaida, Palomar,... Es la ventaja de ser pequeños, uno tiene que salir. Eso sí cada uno mantiene su identidad, el que vive en Montaverner que no le digan que es de Alfarrasí, que se enfada, aunque la madre lo sea y la abuela paterna también.
Pues bien, las fiestas concluyeron con unos sainetes interpretados por el grupo de teatro de Guadasequies. Una maravilla. Con Carmen, la alcaldesa de los artistas y Vicente, el alcalde de Benissuera presentes.
Pero yo no terminé las fiestas. Me quedaban unas, las de mi Cristo de los Afligidos, el Cristo que conocí y al que amé durante 9 años.... Para no cansarte, en el otro post.