miércoles, 31 de octubre de 2007

Aquel 30 de Octubre de 2007

Y aquí la crónica que publiqué en el Aleluya. Valga mi gratitud a cuantos ese día me acompañastéis.
14 NOVIEMBRE.

Queridos amigos:
La verdad es que estas últimas semanas han sido muy especiales para mí, pues comenzaba una nueva etapa con vosotros y para vosotros. Así la misa del sábado fue un celebración entrañable e innolvidable, además fue mi primera toma de posesión. Hasta entonces era presentado a la comunidad parroquial y a trabajar... Ese día no, el Sr. Arciprestre, en nombre del Sr. Arzobispo, me ofreció la parroquia de San Jerónimo. Desde ese momento, a través de unos signos (las llaves de la iglesia y del sagrario, la pila bautismal, el confesionario, la sede,...) y unas promesas por las que me comprometí a ser vuestro, a ser el rostro de Jesús en medio de Alfarrasí. Por eso os pido que os acordéis de mí en vuestra oración, para que no defraude ni a Jesús, ni a la Iglesia de Valencia ni a vosotros.
También fue especial porque estuve acompañado por los compañeros del equipo arciprestral, el director espiritual del Seminario a quien ayudé como diácono en Liria, mi familia, el Teniente Alcalde de Riba-roja del Turia José Vicente Tarazona y los amigos procedentes de allí y como no, vosotros, mi pueblo: nuestra Alcaldesa Rosalina y su corporación municipal, miembros del consejo pastoral y de los movimientos, agentes de pastoral, el coro y todos los que asististéis. A todos muchas gracias por la celebración que preparastéis, por vuestra presencia y por esos gestos desde la puerta de la Iglesia, durante la celebración y después de ella. Son pequeñas pinceladas de color que han quedado para siempre en mi interior.

Vuestro sacerdote.