domingo, 21 de octubre de 2007

Los misioneros

PINCELADAS.
Queridos amigos:
Este domingo la Iglesia va a realizar una jornada dedicada a la solidaridad. En todos los templos del mundo se pasará la bandeja y cuanto se recoja será destinada a uno de los signos de mayor credibilidad que hay en nuestra sociedad, nuestros misioneros. Hombres y mujeres que lo han dejado todo para anunciar a Cristo allí donde no se le conoce o allí donde se vive en condiciones infrahumanas. Son personas de fe, de oración y acción, profetas que denuncian las injusticias, sacerdotes que ofrecen a Cristo Pan de Vida, siervos y siervas de los necesitados. Ante el sufrimiento de la humanidad Dios sigue actuando, no como quisieran los hombres, como un Barrabás que liberase al ser humano de las injusticias de forma violenta, sino como Cristo, entregándose por los demás, estando al lado de los que sufren, denunciando con la palabra las estructuras de pecado, hasta correr la suerte de los excluidos y los perseguidos. Dios no calla, Dios sigue actuando suscitando misioneros.
El año pasado Caritas ofreció a los juniors un montaje con una canción, cuya letra tiene profundidad. Adaptada nos ayudará a pensar acerca de ellos y también nuestro compromiso de ser misioneros en Alfarrasí.

¿Quién escucha a quién cuando hay silencio?
¿Quién empuja a quién, si uno no anda?
¿Quién recibe más al darse?
¿Quién nos puede dar lo que nos falta?
¿Quién enseña a quién a ser sincero?
¿Quién se acerca a quién nos da la espalda?
¿Quién cuida de aquello que no es nuestro?
¿Quién devuelve a quién su confianza?
¿Quién libera a quién del sufrimiento?
¿Quién acoge a quién en esta casa?
¿Quién llena de luz cada momento?
¿Quién le da sentido a la palabra?
¿Quién pinta de azul el universo?
¿Quién con su paciencia abraza al hermano?
¿Quién quiere sumarse a lo pequeño?
¿Quién mantiene intacta la esperanza?
¿Quién está más próximo a lo eterno?
¿Quién se adentra en el barrio más incierto
y tiende una mano a sus crianzas?
¿Quién sostiene a quién no tiene nada?
¿Quién se siente unido a lo imperfecto?
¿Quién no necesita unas alas?
¿Quién libera a quién del sufrimiento?
¿Ya sabes quién...?
Dios que habita en el misionero y la misionera
... y los lanza a ser ese Quien para los otros.

José.
Publicado en la hoja parroquial 21-X-07