lunes, 17 de diciembre de 2007

El vaig començar pero no el vaig acavar

Aci teniu el començament d'un diari a Vinuesa 2006
Querido diario:
Son las 9.30 de un domingo de julio. Mientras el mar mira a María, en su advocación del Carmen, kilómetros tierra adentro, en la Castilla vetusta, la Soria de D. Antonio Machado, un grupo de valencianos vivimos la experiencia del campamento.
Los muchachos y las muchachas gritan, aplauden, cantan, mientras suena la radio. Atardece en la piel de toro, en esta tierra agreste y señorial, tierra de Castilla, regada por el Duero.
Mientras, retirado en esta pequeña ermita, junto al comedor, entre las tiendas de campaña, comienzo a escribirte a ti, diario que compartiré con tantas personas que aman el Centro Junior, diario de un campamento, diario de un cura rural que acaba de celebrar la eucaristía.
Y querido diario, bien sabes que quien te escribe lleva en la mochila de su vida muchos recuerdos de campamentos, experiencias inolvidables, que se guardan en las fotografías y en la memoria. Los pueblos cambian pero en todos ellos siempre encuentra el sacerdote jóvenes alegres que con fuerza cantan, sueñan y miran el horizonte. Monitores y monitoras que trabajan dedonadamente para que el campamento salga, sea un éxito y sean muchos los chavales que tengan experiencia de iglesia.
Y todo comenzó el pasado viernes. Ya han pasado tres días y ahí está el recuerdo de la salida. Bueno, todo comenzó cuando las fechas del campa se acercaban y con ilusión los y las acampadas esperaban el campamento y con la misma ilusión los monitores dejaron atrás las tierras levantinas para buscar campamento. Decidido el lugar havía que llenar el tiempo y construir el campamento. Quien te escribe después de pensarlo les propuso la figura de Abraham, aquel anciano que un día no dudó en dejarlo todo para seguir la llamada de Dios.Yel campamento comenzó aquel viernes. Después de seis horas de autobús alcanzamos la meta. Allí n