domingo, 30 de marzo de 2008

12-VI-01. África

Amigo oyente:
Comenzamos con un día de retraso esta semana dedicada al continente africano. A ese vasto continente, el más cercano a nosotros geográficamente y sin embargo el más alejado. Y África constituye una realidad sorprendente, tanto por la pluralidad de culturas como por su grave retraso económico, político y tecnico.
Leo los siguientes datos:
Nadimba tiene treinta años, vive con sus siete hijos en el sur de Malawi, mientras su marido trabaja en las plantaciones del centro.
¿Y cómo son las condiciones de vida?
En el pueblo no hay ni luz, ni teléfono ni agua potable. El poco cine que ha visto ha sido gracias a las unidades móviles que se detuvieron en el pueblo y la rádio apenas la puede escuchar, pues va a pilas uy éstas cuestan diner. Son los hombres quienes eligen los programas.
En su mundo no existen ni las antenas parabólicas, ni los modems ni los ordenadores. Mientras en las ciudades las élites navegan por las autopistas de la información, los pobres de Áfica siguen haciendo auto-stop en las mismas carreteras polvorientas.Sin embargo no son pobres, como afirma éste artículo, en África se comunican los padres y los hijos, ellos no viven la experiencia de internet ni están sentados frente al ordenador incomunicados con el alrededor o, como a veces, pasa hablando entre ellos mediante el chat sin mirarse. En África la ausencia de tecnología lleva a transmitir las costumbres tradicionales y a valorar el talento de las generaciones pasadas, esa herencia que a nosotros también llegó en las noches de invierno mientras la hoguera ardia y la familia se reunía a conversar y que desgraciadamente puede perderse.