viernes, 22 de febrero de 2008

Emitiendo desde Siete Aguas

Amigo oyente:
Muchos se preguntarán que enseñamos en los campamentos. Además de jugar, piscina y tiempo libre los campamentos tienen una función educativa.
Tanto los campamentos parroquiales, como los municipales tienen muy claro que aquí no se viene a perder el tiempo sino a formar personas, los primeros desde los valores religiosos, los segundos desde los valores éticos, valores todos que persiguen un mismo fin, enseñar al acampado a amar.
Por ello los campamentos constituyen una auténtica escuela de convivencia y tolerancia, un lugar donde procuramos que los niños aprendan a respetarse, a aceptar al otro en su singularidad e integrar sin excluir a nadie.
Ayer ETA volvía a matar a un padre de familia. En el campamento lo recordamos y compartimos el dolor de la sociedad española que vive amenazada por la banda criminal, al mismo tiempo nos propusimos un camino bien bonito que vamos a seguir como medio para luchar contra los terroristas, vamos a constituirnos en alternativa contra los que en la familia, la escuela y los movimientos pro-etarras educan a sus hijos en el odio. Los campamentos somos un medio eficaz contra el terrorismo porque en ellos educamos en los otros valores, en los valores del perdón y el respeto del don de la vida. Frente a quienes educan en el odio nosotros, aunque nos maten, educaremos en el amor.