lunes, 25 de febrero de 2008

Radio Ribarroja 4-Oct-2000. El río Turia

Amigo oyente:
Siguiendo el tema de la semana y aprovechando que hoy es la fiesta del santo más querido y admirado por la humanidad, Francisco de Asís, vamos a rendir homenaje a la Ofrenda, pues ella centro gran parte del verano. La Ofrenda constituye un acto de gratitud necesario hacia nuestro río. Ese Turia que siempre me seduce y cautiva, ese paraíso lleno de rincones singulares.
Y ¿qué le diría el bueno de Francisco al río?, seguramente quedaría fascinado por él y le dedicaría un poema semejante a este.
Gracias Señor por toda criatura,
y en especial por el hermano sol,
que desde levante comienza inaugurar el día
y su belleza se refleja al atardecer
en las aguas del río.
Y por la hermana luna, de blanca luz menor,
compañera en la soledad
coqueta como ninguna
se mira en el espejo
que el río le regala.
Y por las estrellas claras,
tan limpias, tan hermosas, tan vivas como son,
que en la noche centellan
sobre la silueta de nuestro pueblo.
Y por la hermana agua, preciosa en su cando,
que nos llega a través del cauce
y riega los campos y las riberas,
pintando de verde la vega
y llenando de vida nuestros pueblos.
Y por la hermana tierra, que es toda bendición,
la hermana madre tierra que acoge las aguas
y la siembras del labrador,
la hermana madre tierra, que nos da en toda ocasión
las hierbas y los frutos y flores de color,
y nos sustenta y rige.
Amigo oyente. Esta verano nuestro pueblo ha vuelto a mirar al río. Pero me temo que sólo nos acordamos de él con la Ofrenda, dándole la espalda al concluir el castillo. Francisco amó a la naturaleza, nosotros la tenemos bien cerca, no desdeñemos tan delicioso manjar.