lunes, 25 de febrero de 2008

Radio Ribarroja 20-Oct-2000. Padrenuestro

Amigo oyente:
Mañana es el domund y que mejor que dedicar este minuto a los misioneros con un Padrenuestro. Pues vamos allá.
Padrenuestro, padre no solo de quienes vamos a misa sino de todos los hombres de buena voluntad, pero padre especialmente de los débiles, de los millones de niños que mueren de hambre en África o vagan por las calles de Lima sin haber conocido la experiencia del amor de unos padres.
que estás en los cielos, no sólo en el cielo del más allá sino en el cielo donde una familia lucha por ganarse el pan mientras comparte el mendrugo con que tienen menos, en el cielo de los horfanatos donde las monjas entregan su vida o de las escuelitas sin medios pero con mucha ilusión, en los cielos de las cárceles donde lentamente mueren quienes están allí por expresar sus ideas y querer permanecer libres.
venga a nosotros tu reino el reino de la justicia y la libertad, el reino del amor y la solidaridad, el reino de los pobres y olvidados, frente al reino de quienes viven indiferentes ante el sufrimiento humano.
hagáse tu voluntad aquí en la tierra como en el cielo, que no es otra que sea reconocida la dignidad del ser humano en todos los rincones del planeta.
Danos hoy el pan nuestro de cada día, ese pan que cuesta tan poco ganar aquí en España y que habrá llenado los contenedores de los patios escolares y los bares y que sin embargo será el único alimento para muchas personas, ganado a costa de largas horas de esclavitud.
perdonanos nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, la ofensa de ignorar a quienes sufren y de ser indiferentes ante la situación de los que son torturados o perseguidos por causa de la justicia.
no nos dejes caer en la tentación de creernos justificados por depositar mil pesetas en la hucha de un niño, de considerar que la culpa de la miseria está en los propios países o en los demás, en la tentación de cerrarnos a nosotros mismos,y libranos del mal que aflige a tantos paises, concienciándonos de que el mal solo será erradicado cuando los hombres nos comprometamos seria y totalmente con el bien.