lunes, 1 de diciembre de 2008

Guía del Jueves Santo

JUEVES SANTO. MISA DE LA CENA DEL SEÑOR.

Sentido de esta misa.

La misa del Jueves Santo es memorial de la Pascua de Jesús y aniversario de la ultima Cena. Hace referencia explícita a la voluntad de Jesús de llevar a su plenitud el sentido del bnquete pascual judío. Cristo es el verdadero cordero pascual que se ofrece al Padre en sacrificio para alcanzar una vida nueva a los hombres.
La nota dominante del Jueves es el amor, que instituye la Eucaristía y el orden sacerdotal.
La misa de esta tarde manifiesta el misterio de la Iglesia, comunidad reunida en el amor, presidida por el sacerdote que celebra “in persona Christi”, cabeza y pastor.

El lavatorio de los pies es un gesto que comienza a realizarse a partir del Concilio de Toledo del año 694 y alcanza gran auge en los monasterios.

El Monumento o lugar donde se reserva la Eucaristía para la comunión en la acción litúrgica del Viernes, no es una manifestación externa de los objetos de valor sino el signo litúrgico de nuestra vivencia eucarística. La finalidad es provocar la adoración de los fieles. Así una vez cerrado el sagrario, toda la asamblea permanece en silencio, orando. Esta oración se mantiene hasta la tarde del Viernes. Ante el Monumento se debe meditar el Misterio Pascual y asimilar las grandes manifestaciones de amor que Cristo, el Señor, nos ha dado en este día:
. La Eucaristía, memorial de su muerte y resurrección.
. El sacerdocio, presencia ministerial suya en el mundo.
. El mandato del amor mutuo, respuesta a su gran amor.
En la adoración del Santísimo se pueden leer algunos trozos del Evangelio de san Juan (Jn 13-17) o los relatos de la pasión.

Lecturas de la misa:

PRIMERA LECTURA
Prescripciones sobre la cena pascual
Lectura del libro del Éxodo 12, 1-8. 11-14
En aquellos días, dijo el Señor a Moisés y a Aarón en tierra de Egipto:
— «Este mes será para vosotros el principal de los meses; será para vosotros el primer mes del año. Decid a toda la asamblea de Israel: "El diez de este mes cada uno procurará un animal para su familia, uno por casa. Si la familia es demasiado pequeña para comérselo, que se junte con el vecino de casa, hasta completar el número de personas; y cada uno comerá su parte hasta terminarlo.
Este día será para vosotros memorable, en él celebraréis la fiesta al Señor, ley perpetua para todas las generaciones. »
SEGUNDA LECTURA
Cada vez que coméis y bebéis, proclamáis la muerte del Señor
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 11, 23-2 6
Hermanos:
Yo he recibido una tradición, que procede del Señor y que a mi vez os he transmitido:
Que el Señor Jesús, en la noche en que iban a entregarlo, tomó pan y, pronunciando la acción de gracias, lo partió y dijo:
«Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía».
Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo:
«Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre; haced esto cada vez que lo bebáis, en memoria mía.»
Por eso, cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva.
Palabra de Dios.
EVANGELIOLos amó hasta el extremo
+ Lectura del santo evangelio según san Juan 13, 1-15
Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que habla llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.
Estaban cenando, ya el diablo le había metido en la cabeza a Judas Iscariote, el de Simón, que lo entregara, y Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todo en sus manos, que venia de Dios y a Dios volvía, se levanta de la cena, se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándoselos con la toalla que se había ceñido.
Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les dijo:
— «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis "el Maestro" y "el Señor", y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis»
Palabra del Señor

Comentario a las lecturas (De las homilias de Oscar Romero)

Yo le pido al Señor que, en esta Eucaristía en que estamos celebrando la Ley de la Nueva Alianza, todos ratifiquemos la Alianza con Él y que nuestro propósito sea de cumplir esa ley que marca a los verdaderos aliados con Dios. Sólo el que ama, vive la Alianza con el Señor. El que no ama, no debe llamarse cristiano. La alianza tiene una ley que Cristo la ha dictado en esta noche; en esto conocerán que sois mis discípulos. Ojalá hermanos, que todos salgamos en esta noche con esa marca del Señor: del amor, y sepamos perdonar y sepamos amarnos y sepamos celebrar en este Jueves Santo, la gran reconciliación que necesita nuestra patria. Así sea...

Es fácil amar a los que viven lejos. No siempre lo es amar a quienes viven a nuestro lado. Es más fácil ofrecer un plato de arroz para saciar el hambre de un necesitado que confortar la soledad y la angustia de alguien que no se siente amado dentro del hogar que compartimos. (Teresa de Calcuta)

Preguntas para rezar.

1. Destaca una palabra, un gesto, un signo de la Última Cena.
2. ¿Cómo celebro y vivo mis eucaristías?
3. ¿La eucaristía me compromete en el amor a los hermanos y en el servicio a los más pobres?




VIERNES SANTO.

Sentido de este día:

Lo que domina la liturgia de hoy es la cruz, signo de dolor, de humillación, de amor, de victoria, de salvación. En el rito de este día se distinguen tres partes: liturgia de la palabra, adoración de la cruz y sagrada comunión.
La liturgia de la palabra comienza con la lectura del Antiguo Testamento (Cántico del Siervo de Yavé), para seguir con la Carta a los Hebreos y culminar con la Pasión según san Juan. Esta última se divide en cuatro partes: Getsemaní, juicios y condena, via crucis y crucifixión y final del relato.
La oración universal u oración de los fieles constituye un momento de oración ar que la salvación que nos da la pasión y muerte de Cristo llegue a todo el mundo: la Iglesia, los creyentes, los gobernantes y los atribulados.
La adoración de la cruz es el momento en el que la comunidad adora el madero sobre el que estuvo clavada la salvación del mundo.


Lecturas de la misa:

PRIMERA LECTURA
El fue traspasado por nuestras rebeliones
Lectura del libro de Isaías 52, 13—53, 12
Mirad, mi siervo tendrá éxito,subirá y crecerá mucho.
Como muchos se espantaron de él,porque desfigurado no parecía hombre,ni tenía aspecto humano,así asombrará a muchos pueblos,ante él los reyes cerrarán la boca,al ver algo inenarrabley contemplar algo inaudito.
¿Quién creyó nuestro anuncio?,¿a quién se reveló el brazo del Señor?
Creció en su presencia como brote, como raíz en tierra árida, sin figura, sin belleza.
Lo vimos sin aspecto atrayente, despreciado y evitado de los hombres, como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos, ante el cual se ocultan los rostros, despreciado y desestimado.
Él soportó nuestros sufrimientos y aguantó nuestros dolores; nosotros lo estimamos leproso, herido de Dios y humillado;pero él fue traspasado por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes.
Nuestro castigo saludable cayó sobre él, sus cicatrices nos curaron.
Todos errábamos como ovejas, cada uno siguiendo su camino; y el Señor cargó sobre él todos nuestros crímenes.
Maltratado, voluntariamente se humillaba y no abría la boca;como cordero llevado al matadero,
como oveja ante el esquilador, enmudecía y no abría la boca.
Sin defensa, sin justicia, se lo llevaron,¿quién meditó en su destino?
Lo arrancaron de la tierra de los vivos,por los pecados de mi pueblo lo hirieron.
Le dieron sepultura con los malvados,y una tumba con los malhechores,
aunque no había cometido crímenes ni hubo engaño en su boca.
El Señor quiso triturarlo con el sufrimiento, y entregar su vida como expiación; verá su descendencia, prolongará sus años, lo que el Señor quiere prosperará por su mano.
Por los trabajos de su alma verá la luz,el justo se saciará de conocimiento. Mi siervo justificará a muchos, porque cargó con los crímenes de ellos.
Le daré una multitud como parte,y tendrá como despojo una muchedumbre.
Porque expuso su vida a la muerte y fue contado entre los pecadores, él tomó el pecado de muchos e intercedió por los pecadores.
Palabra de Dios
SEGUNDA LECTURA
Aprendió a obedecer y se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación
Lectura de la carta a los Hebreos 4, 14-16; 5, 7-9
Hermanos:
No tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de por los nuestras debilidades, sino que ha sido probado en todo exactamente como nosotros, menos en el pecado. Por eso, acerquémonos con seguridad al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y encontrar gracia que nos auxilie oportunamente.
Cristo, en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado. Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer. Y, llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación eterna.
Palabra de Dios

EVANGELIOPasión de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 18, 1—19, 42
Prendieron a Jesús y lo ataron
+ — «¿A quién buscáis?»
C. Le contestaron:
S. — «A Jesús, el Nazareno.»
C. Les dijo Jesús:
+ — «Yo soy.»
Llevaron a Jesús primero a Anás
El sumo sacerdote interrogó a Jesús acerca de sus discípulos y de la doctrina.
Jesús le contestó:
+ — «Yo he hablado abiertamente al mundo; yo he enseñado continuamente en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y no he dicho nada a escondidas. ¿Por qué me interrogas a mí? Interroga a los que me han oído, de qué
les he hablado. Ellos saben lo que he dicho yo.»
C. Apenas dijo esto, uno de los guardias que estaba allí le dio una bofetada a Jesús, diciendo:
S. — «¿Así contestas al sumo sacerdote?»
C. Jesús respondió:
+ — «Si he faltado al hablar, muestra en qué he faltado; pero si he hablado como se debe, ¿por qué me pegas?»
C. Entonces Anás lo envió atado a Caifás, sumo sacerdote.
¿No eres tú también de sus discípulos? No lo soy
C. Simón Pedro estaba en pie, calentándose, y le dijeron:
S. — «¿No eres tú también de sus discípulos?»
C. Él lo negó, diciendo:
S. — «No lo soy.»
Mi reino no es de este mundo
C. Y así se cumplió lo que había dicho Jesús, indicando de qué muerte iba a morir.
Entró otra vez Pilato en el pretorio, llamó a Jesús y le dijo:
S. — «¿Eres tú el rey de los judíos?»
C. Jesús le contestó:
+ — «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mi?»
C. Pilato replicó:
S. — «¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?»
C. Jesús le contestó:
+ — «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.»
C. Pilato le dijo:
S. — «Conque, ¿tú eres rey?»
C. Jesús le contestó:
+ — «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.»
C. Pilato le dijo:
S. — «Y, ¿qué es la verdad?»
¡Salve, rey de los judíos!
C. Entonces Pilato tomó a Jesús y lo mandó azotar. Y los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le echaron por encima un manto color púrpura; y, acercándose a él, le decían:
S. — «¡Salve, rey de los judíos!»
C. Y le daban bofetadas.
¡Fuera, fuera; crucifícalo!
C. Desde este momento Pilato trataba de soltarlo, pero los judíos gritaban:
S. — «Si sueltas a ése, no eres amigo del César. Todo el que se declara rey está contra el César.»
C. Pilato entonces, al oír estas palabras, sacó afuera a Jesús y lo sentó en el tribunal, en el sitio que llaman «el Enlosado» (en hebreo Gábbata). Era el día de la Preparación de la Pascua, hacia el mediodía.
Y dijo Pilato a los judíos:
S. — «Aquí tenéis a vuestro rey.»
C. Entonces se lo entregó para que lo crucificaran.
Lo crucificaron, y con él a otros dos
Tomaron a Jesús, y él, cargando con la cruz, salió al sitio llamado «de la Calavera» (que en hebreo se dice Gólgota), donde lo crucificaron; y con él a otros dos, uno a cada lado, y en medio, Jesús. Y Pilato escribió un letrero y lo puso encima de la cruz; en él estaba escrito: «Jesús, el Nazareno, el rey de los judíos.»
Se repartieron mis ropas
C. Los soldados, cuando crucificaron a Jesús, cogieron su ropa, haciendo cuatro partes, una para cada soldado, y apartaron la túnica. Era una túnica sin costura, tejida toda de una pieza de arriba abajo. Y se dijeron:
S. — «No la rasguemos, sino echemos a suerte, a ver a quién le toca.»
C. Así se cumplió la Escritura: «Se repartieron mis ropas y echaron a suerte mi túnica».
Esto hicieron los soldados.
Ahí tienes a tu hijo. — Ahí tienes a tu madre
C. Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre:+ — «Mujer, ahí tienes a tu hijo.»
Luego, dijo al discípulo:
+ — «Ahí tienes a tu madre.»
C. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa.
Está cumplido
C. Después de esto, sabiendo Jesús que todo había llegado a su término, para que se cumpliera la Escritura dijo:
+ — «Tengo sed.»
C. Había allí un jarro lleno de vinagre. Y, sujetando una esponja empapada en vinagre a una caña de hisopo, se la acercaron a la boca. Jesús, cuando tomó el vinagre, dijo:
+ — «Está cumplido.»
E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu.
Todos se arrodillan, y se hace una pausa.
Y al punto salió sangre y agua
C. Los judíos entonces, como era el día de la Preparación, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día solemne, pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y que los quitaran. Fueron los soldados, le quebraron las piernas al primero y luego al otro que habían crucificado con él; pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados, Le con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua. El que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero, y él sabe que dice verdad, para que también vosotros creáis. Esto Di ocurrió para que se cumpliera la Escritura: «No le quebrarán un hueso»; y en otro lugar la Escritura dice: «Mirarán al que atravesaron »
Tomaron el cuerpo de Jesús y lo vendaron todo, con los aromas, según se acostumbra a enterrar entre los judíos. Había un huerto en el sitio donde lo crucificaron, y en el huerto un sepulcro nuevo donde nadie había sido enterrado todavía. Y como para los judíos era el día de la Preparación, y el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús.
Palabra del Señor

Comentario a la lectura (Homilia de Romero)

"Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen".
Este es el bien más grande de la Redención, el perdón de Dios a nuestros pecados.

Acuérdate de mí cuando estés en tu reino. Y tenemos un Cristo que nos tiende los brazos para llevarnos a su reino si de veras nos convertimos a Él.


Ahí tienes a tu Madre". Y desde entonces, entre María y los cristianos, se establece una relación tan dulce que el nombre de la Virgen, las Ave Marías de nuestros labios, surgen por millones cada hora hacia el trono de la ternura maternal: María.

Dios mío, Dios mío ¿porque me has abandonado? Ojalá que ante este grito de Cristo, nosotros aprendamos que Dios es siempre nuestro Padre y nunca nos abandona y que nosotros estamos más cerca de Él, de lo que nosotros pensamos.



"Tengo sed", para que un soldado empapando una esponja en vinagre, la estruje aunque sea groseramente sobre los labios del Cristo que muere.


"Todo se ha cumplido". ¡Quién nos diera, queridos hermanos, que nuestra vida fuera el cumplimiento de la voluntad del Padre!

Da lástima -repito aquí- pensar cuántas vidas se van construyendo al margen y, quién sabe si contra la voluntad de Dios. Cuántos van buscando la felicidad por caminos que no son los que Dios señala. Cuantos al morir no pueden decir a Dios, como Cristo decía: "Todo se ha cumplido".

"Padre, en tus manos, encomiendo mi espíritu". De nuevo la trascendencia. Hermanos, nuestra vida no se va a quedar en el sepulcro; nuestra vida no se va a quedar en la rama de la historia; nuestra vida no la aprisionan los aplausos de nuestros éxitos; ¡todo esto vuela con el viento!

Realicemos, hermanos, la redención; completemos al precio doloroso de Cristo, el pequeño precio de nuestra contribución: nuestros dolores, nuestros sufrimientos, nuestra entrega, nuestra fe, nuestra identificación con el redentor, que solamente eso espera: que creamos en Él y que esperemos en Él. Así sea...



SÁBADO SANTO.

Sentido de este día.

Durante el Sábado Santo la Iglesia permanece junto al sepulcro del Señor, mediante su pasión y muerte, y se abstiene del sacrificio de la misa. Es el día en que esper la resurrección.

“Un gran silencio y una gran soledad envuelve la tierra. Un gran silencio, porque el Rey duerme. La tierra está temerosa y sobrecogida, porque Dios se ha dormido en la carne y ha despertado a los que dormían desde antiguo.
Va a buscar a nuestro primer primer padre como si éste fuera la oveja perdida. Quiere visitar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte. Él, que es al mismo tiempo Dios e Hijo de Dios, va a librar de sus prisiones y de sus dolores a Adán y Eva.
El Señor se acerca a ellos. Al verlo, nuestro primer padre Adán, asombrado exclama: “Mi Señor esté con todos”. Cristo tomándolo de la mano, lo levanta, diciéndole: “Despierta tú que duermes, levántate de entre los muertos. Contemplame, por ti yo me he revestido de tu condición servil; por ti, yo he venido a la tierra, por ti que fuiste expulsado del huerto, he sido entregado a los judíos en el huerto, y en el huerto he sido crucificado. Contempla los salivazos de mi cara, que he soportado para devolverte tu primer aliento de vida; contempla los golpes de mis méjillas, que he soportado para reformar, de acuerdo con tu imagen, tu imagen deformada; contempla los azotes en mis espaldas, que he aceptado para aliviarte del peso de los pecados, que habían sido cargados sobre tu espalda; contempla los clavos que me han sujetado fuertemente al madero, pues los he aceptdo por ti, que maliciosamente extendiste una mano al árbol prohibido. Mi costado ha curado el dolor de tu costado. Mi lanza eliminó aquella eespsada que te amenazaba en el paraiso.Levántate, salgamos de aquí. El enemigo te sacó del paraíso, yo te coloco no ya en el paraíso, sino en el trono celeste. Te prohibí que comieras del árbol de la vida, ahora yo soy tu árbol. El trono de lo querubines está a punto, los portadores atentos y preparádos, el tálamo construido, los alimentos embellecidos”.

VIGILIA PASCUAL




Y les digo a los cristianos: ¿Por qué tan poca inventiva, cristianos? ¿Por qué, poseyendo el proyecto del reino de los cielos, con la fe en Cristo Rey resucitado, se hacen esclavos de ideologías de la tierra? ¿Por qué creen que lo cristiano vale menos que lo político? ¿Por qué no tienen ustedes la audacia de dar un sentido cristiano también a la organización donde ustedes pertenecen? ¿Por qué han de ser esclavos de los otros? ¿Por qué han de perder ustedes el liderazgo que Cristo lleva por delante? ¿Por qué han de someterse a los yugos?. ¡No se humillen! ¡Dicen que son liberadores y son esclavos! ¡Dicen que trabajan por reivindicaciones y se dejan subyugar!. El cristiano es el más rebelde que existe, porque no se somete a ninguna ideología de la tierra, porque posee la gran libertad del liberador Jesucristo.



Domingo de Pascua

¡Felices Pascuas! ¡Este es el día del triunfo del Señor!

La larga peregrinación de la Cuaresma termina en esta cumbre de gloria. Durante la Cuaresma recorrimos también la historia de la Alianza entre Dios y los hombres. Todo ese afán de Dios por ganarse el amor de los hombres, toda esa respuesta del hombre siempre rechazando a Dios, esa porfía del amor eterno del Señor, ha vencido. Y, hoy, la Pascua, es la fiesta que da sentido, explicación a toda esa lucha de Dios.....

VIGILIA PASCUAL.
La Vigilia Pascual está formada por las siguientes partes:
El lucernario, en él se enciende el cirio pascual, mientras se dicen las siguientes palabras: Cristo ayer y hoy – principio y fin – alfa – y omega – suyo es el tiempo – y la eternidad – A él la gloria y el poder – por los siglos de los siglos. Amén – Por sus llagas – santas y gloriosas – nos proteja – y nos guarde – Jesucristo nuestro Señor.

El pregón pascual : en él se invita a la comunidad a exultar de gozo ante la resurrección de Jesucristo. Su contenido teológico es importante en cuanto hace una interpretación de la Historia de la Salvación a la luz del Misterio Pascual. También es importante porque en él descubrimos todo el sentido del Triduo Pascual y de la noche santa, la noche dichosa en que se une el cielo y la tierra.

Las lecturas: recorre los principales hitos de la Alianza (Creación, sacrificio de Abraham, paso del mar Rojo, restauración de Jerusalén, los profetas (Isaías, Baruc y Ezequiel).

La liturgia bautismal: renovación de las promesas del bautismo.


Homilía de Oscar Romero.

Más que una explicación, que una exhortación, que una catequesis, mi homilía de esta mañana quisiera ser ante todo, un testimonio de fe que, junto con todo mi querido pueblo, le dijera al Señor: ¡Creo en el Cristo resucitado!

Quiere ser mi palabra esta mañana, el anuncio gozoso que constituía como el núcleo de la predicación de los apóstoles: ¡Cristo ha resucitado! ¡Esta es la gran noticia!