lunes, 8 de diciembre de 2008

Oraciones

ORACIONES AL LEVANTARSE:

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Te doy gracias, Dios mío, por haberme creado y amado. Te ofrezco mis pensamientos, palabras y obras de este día. No permitas que te ofenda, portándome mal con los demás. Ayúdame a amar muchísimo a mis padres, abuelos, hermanos, compañeros del colegio, maestros y amigos.

Bendita sea tu pureza,
y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza.

A ti, Celestial Princesa,
Virgen sagrada, María,
te ofrezco en este día,
alma, vida y corazón;

Mírame con compasión:
no me dejes, Madre mía.


ORACION AL MEDIODÍA (Ángelus):
MAESTRO. El ángel del Señor, anunció a María.
ALUMNOS. Y concibió por obra del Espíritu Santo. Dios te salve...
MAESTRO. He aquí la esclava del Señor.
ALUMNOS. Hágase en mí según tu palabra. Dios te salve....
MAESTRO. Y el Hijo de Dios se hizo Hombre.
ALUMNOS. Y habitó entre nosotros. Dios te salve...

MAESTRO. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
ALUMNOS. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

MAESTRO. Derrama Señor tu gracia, para que los que por el anuncio del ángel hemos conocido la encarnación de tu Hijo Jesucristo, conducidos por su pasión y cruz lleguemos a la gloria de la resurrección. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor.
ALUMNOS. Amén.

DURANTE EL TIEMPO PASCUAL:
MAESTRO. Reina del Cielo, alégrate.
ALUMNOS. ¡Aleluya!
MAESTRO. Porque el Señor a quien has merecido llevar.
ALUMNOS. ¡Aleluya!
MAESTRO. Ha resucitado según dijo.
ALUMNOS. ¡Aleluya!
MAESTRO. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
ALUMNOS. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

MAESTRO. Oh Dios, que te dignaste alegrar al mundo por la Resurrección de tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo; concédenos, te rogamos, que por la mediación de la Virgen María, su Madre, alcancemos los gozos de la vida eterna. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.


ORACIÓN AL ACOSTARSE.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Te doy gracias, Jesús, por todas las cosas buenas que me han pasado en este día. Te pido perdón por las veces en que no me he portado con los demás como debía y propongo, con tu ayuda, portarme mejor mañana.

Examen de conciencia:
- Respecto de Dios: ¿me he acordado de él durante este día?, ¿he rezado fijándome en lo que decía?, si es domingo ¿he ido a misa?
- Respecto de los demás: ¿he despreciado a alguna persona?, ¿me he preocupado de ayudar a los otros haciéndoles la vida más feliz?, ¿he hablado de algún amigo?, ¿me he peleado con algún compañero de clase?, ¿he ayudado a los compañeros?, ¿si he visto una persona necesitada he procurado ayudarle?; ¿he perdonado las ofensas?, ¿he cuidado que la clase, el patio, la calle donde juego o mi habitación estén limpias?, ¿he rezado por las personas que quiero y por aquellas que lo están pasando mal?.
- Respecto de uno mismo: ¿he luchado por ser mejor que ayer?, ¿me he dejado llevar por sentimientos como el considerarme superior a los demás?, ¿me he esforzado por quitarme algún defecto que me domine?, ¿le he pedido a Dios que me ayude a ser un buen cristiano?, ¿he dedicado más tiempo del que debía a la Televisión?, ¿he cumplido con mis obligaciones en casa y en el colegio?

Angel de mi guarda,
dulce compañía,
no me desampares
ni de noche ni de día,
no me dejes solo,
que me perdería.

Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía.
Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.
Jesús, José y María, en Vos descanse en paz el alma mía.

BENDICIÓN DE LA MESA.

Bendícenos, Señor, y bendice estos alimentos, que por tu bondad vamos a tomar. Amén.

VISITA AL SAGRARIO:


ORACIONES PARA DESPUÉS DE COMULGAR.
Miradme, ¡oh, mi amado y buen Jesús!,
postrado en vuestra presencia;
os ruego con el mayor fervor
imprimáis en mi corazón
vivos sentimientos de fe, esperanza y caridad,
verdadero dolor de mis pecados
y propósito de jamás ofenderos,
mientras que yo,
con el mayor afecto y compasión de que soy capaaz,
voy considerando vuestras cinco llagas,
teniendo presente lo que de Vos
dijo el santo Profeta David:
Han taladrado mis manos y mis pies
y se pueden contar todos mis huesos.


Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.
¡Oh, buen Jesús!, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del maligno enemigo defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a ti.
Para que con tus santos te alabe.
Por los siglos de los siglos. –Amén.


EN LA EXPOSICIÓN DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO.
Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, Dios y Hombre verdadero.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.
Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo Esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.