lunes, 1 de diciembre de 2008

Radio Ribarroja. 7-VII-2000. Monitores de confirmación

Amigo oyente:
Corren malos tiempos para los que dan. Si antaño las personas dedicaban gran parte de la jornada a ganar el pan de sus hijos, ahora las dedican al ocio. Y así éste se ha convertido en el dios a quién sacrificamos nuestro tiempo, nuestra familia y hasta nuestras propias personas. Afortunadamente ya no trabajamos para subsistir, sin embargo ahora la esclavitud es otra, es el disfrutar, el pasar los días sin hacer nada, tomando el sol, bailando, disfrutando.
Y esto en sí no es malo ni bueno, como puede imaginar el oyente, sin embargo si lo es cuando se coloca en el vértice de nuestra escala de valores y rige todos nuestros comportamientos. Porque detrás de ello está el egoísmo y el buscar recibir, olvidando otros principios que son los que humanizan, el dar, dedicar tiempo a los otros, la generosidad gratuita.
Y vosotros monitores habéis estado dando. Durante tres años habéis sacrificado las noches de los viernes y más de un fin de semana para entregárselo a los chavales y a la parroquia. Muchas son las ilusiones y los esfuerzos invertidos, muchas las horas en los campamentos y las preocupaciones y todo ello gratuitamente, cuando no habéis tenido que aportar dinero.
Concluye una etapa en la vida de la parroquia, con la satisfacción de haber dado, con el sabor agridulce de quien mira atrás con una actitud crítica, revisando y sintiendo las veces en que las cosas, por diversos motivos, no se hicieron mejor.
Como sacerdote os lo agradezco. Siempre me gusta contemplaros cuando estáis con el grupo, reunidos en el Centro o en el Campamento, la confianza que tienen con vosotros los chavales. Es bonito y debéis sentiros satisfechos. ¡Qué sería la parroquia sin un buen equipo de monitores ilusionados e ilusionadores!
Ahora, como en la Ascensión y en Pentecostés los enviamos al mundo, nosotros pasamos a ocupar un segundo plano, es el Espíritu, el amor que Cristo ha sembrado en sus corazones el que va a guiarlos. Creed, creed en ellos, me resisto a creer que son malos, ¿no lo seré yo o quienes creen que lo son?.
Amigo oyente, estas palabras van dirigidas a ellos y ti, que como madre o padre de familia, educas. Para un momento y siente el gozo de saber que estás dando y lo que da no se quita, no se pierde aunque muchas veces las circunstancias parecen mostrar lo contrario.

Texto perteneciente al espacio de Radio Ribarroja, "Las Divinas Mañanas" - "El Minuto de la Esperanza" que será emitido D.m. mañana 7 de julio de 2000.