jueves, 4 de diciembre de 2008

La Gaudium et Spes en 250 preguntas

250 PREGUNTAS
ENTORNO A LA GAUDIUM ET SPES.




José Andrés Boix
sacerdote








1999. AÑO DE LA GAUDIUM ET SPES.
JUBILEO 2000

EXPOSICIÓN PRELIMINAR:

1. ¿El cristiano puede estar al margen de cuanto le ocurre a los hombres de su tiempo?
No, pues, los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los que pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo, así nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón (GS 1).

2. ¿Quiénes integran la comunidad cristiana?
La comunidad cristiana está integrada por hombres que, reunidos en Cristo, son guiados por el Espíritu Santo en su peregrinar hacia el reino del Padre y han recibido la buena nueva de la salvación para comunicarla a todos. (GS 1)

3. ¿Qué relación tiene la Iglesia con genero humano y su historia?
La Iglesia se siente íntima y realmente solidaria del genero humano y de su historia (GS 1).

4. ¿Cómo define el concilio el mundo?
El mundo es el conjunto de las realidades entre las que la familia humana vive. Es el teatro de la historia humana, con sus afanes, fracasos y victorias, fundado y conservado por el amor del Creador, esclavizado bajo la servidumbre del pecado, pero liberado por Cristo, crucificado y resucitado, roto el poder del demonio, para que el mundo se trasforme según el propósito divino y llegue a su consumación. (GS 2)

5. ¿Cuáles son las preguntas angustiosas que se formula el ser humano?
Son preguntas acerca de la evolución presente del mundo, el puesto y la misión del hom-bre en el universo, el sentido de sus esfuerzos individuales y colectivos y el destino de la humanidad. (GS 3)

6. ¿Ante estos interrogantes cuál es la actitud de la Iglesia?
La Iglesia, desde la solidaridad, respeto y amor a toda la familia humana, trata de dialogar acerca de estos problemas y aclararlos a la luz del Evangelio. (GS 3)

7. ¿A quien hay que salvar y renovar?
Hay que salvar al hombre, a todo el hombre (cuerpo y alma, corazón y conciencia, in-teligencia y voluntad) y renovar la sociedad humana. (GS 3)

8. ¿Cuál es el fin de la Iglesia?
El fin de la Iglesia es continuar, bajo la guía del Espíritu Santo, la obra misma de Cristo, quien vino al mundo para dar testimonio de la verdad, para salvar y no para juzgar, para servir y no para ser servido. Por tanto no tiene como fin cualquier ambición terrena. (GS 3)




9. ¿Cómo cumple la misión que Cristo le ha confiado?
La Iglesia para cumplir esta misión escruta los signos de los tiempos e los interpreta a la luz del Evangelio, respondiendo así a los interrogantes de la humanidad; conoce y com-prende el mundo en que vive, sus esperanzas, sus aspiraciones y el sesgo dramático que con frecuencia le caracteriza. (GS 4)

10. ¿Cuáles son los rasgos más importantes del mundo moderno?
En primer lugar nos encontramos ante un periodo nuevo en la historia, caracterizado por cambios profundos y acelerados y por una verdadera metamorfosis social y cultural, que redunda también en la vida religiosa. Esta crisis de crecimiento trae consigo las siguientes dificultades: mientras el hombre amplía extraordinariamente su poder, no siempre consigue someterlo a su servicio; quiere conocer con profundidad creciente su intimidad espiritual y con frecuencia se siente más incierto que nunca de sí mismo; descubre las leyes de la vida social y duda que orientación debe dar a ésta; jamás el genero humano tuvo a su disposición tantas riquezas y poder económico y sin embargo gran parte de la humanidad sufre hambre, miseria y analfabetismo; nunca ha tenido el hombre un sentido tan agudo de libertad, y entretanto surgen nuevas formas de escla-vitud; mientras siente con viveza su propia unidad e interdependencia, se ve dividido por fuerzas contrapuestas; persisten todavía agudas tensiones políticas, sociales, económi-cas, raciales e ideológica y la amenaza de una guerra que lo destruya todo; se aumenta la comunicación de las ideas al tiempo que las palabras revisten en sus conceptos sentidos diversos. (GS 4)

11. ¿Qué influencia tiene la ciencia y la técnica?
El Espíritu científico modifica el ambiente cultural y las maneras de pensar mientras la técnica transforma la faz de la tierra e intenta la conquista de los espacios interplanetarios (GS 5).

12. ¿Cómo influye el progreso de las ciencias biológicas, psicológicas y sociales?
Permitiendo al hombre conocerse mejor e influyendo sobre la vida de las sociedades. (GS 5)

13. ¿Cuáles son los cambios sociales del presente?
Se ha pasado de la sociedad rural a la sociedad industrial y urbana, en ella los medios de comunicación social difunden con rapidez los modos de pensar y de sentir y las relaciones humanas se multiplican sin cesar. (GS 6)

14. ¿Qué cambio ha experimentado la juventud?
Los jóvenes han comenzado a reclamar una mayor participación en la vida social, por lo cual los padres y educadores experimentan dificultades en el cumplimiento de sus tareas. (GS 7)






15. ¿El cambio de mentalidad ha influido en la vida religiosa?
Sí, por cuanto el espíritu crítico la purifica de un concepto mágico del mundo y de residuos supersticiosos y exige cada vez más una adhesión verdaderamente personal y operante a la fe, lo cual hace que muchos alcancen un sentido vivo de lo divino. Pero, por otra parte, muchedumbres cada vez más numerosas se alejan prácticamente de la religión, así lo que en épocas pasadas era un hecho insólito e individual hoy se presenta como exigencia del progreso científico y de un cierto humanismo, inspirando la filosofía, la literatura, el arte y la legislación. (GS 7)

16. ¿Cuáles son las contradicciones del mundo moderno?
Las contradicciones del mundo moderno son: la contradicción entre el afán por la eficacia práctica y las existencias de la conciencia moral, la especialización profesional y la visión general de las cosas; discrepancias entre las familias, los conflictos intergeneracionales y las nuevas relaciones sociales entre los dos sexos; grandes discrepancias raciales y sociales, entre los países ricos, menos ricos y pobres, entre las instituciones internacionales. (GS 8)

17. ¿Qué consecuencias trae consigo estos desequilibrios? y ¿qué papel juega en ellos el hombre?
La consecuencia es la mutua desconfianza y la hostilidad en la que el hombre es a la vez causa y víctima. (GS 8)

18. ¿A qué aspira el genero humano?
El genero humano aspira a perfeccionar su dominio sobre las cosas creadas, a buscar un orden político, económico y social que esté al servicio del hombre y permita a cada uno afirmar y cultivar su propia dignidad. (GS 9)

19. ¿Qué han conllevado los nuevos tiempos?
Un mayor distanciamiento entre los países pobres y los países ricos. (GS 9)

20. ¿Qué reclama la mujer?
La mujer reclama la igualdad de derecho y de hecho con el hombre. (GS 9)

21. ¿Cuáles son los derechos que reclaman los agricultores y los trabajadores?
Actualmente no sólo reclaman poder ganarse lo necesario para la vida, sino también poder desarrollar por medio del trabajo sus dotes personales y participar activamente en la vida económica, social, política y cultural. (GS 9)

22. ¿Qué se oculta bajo todas estas reivindicaciones?
Bajo todas estas reivindicaciones se oculta una aspiración más profunda y universal, la sed de una vida más plena y de una vida más libre, digna del hombre, poniendo a su servicio las inmensas posibilidades que le ofrece el mundo actual. (GS 9)


23. En síntesis, ¿cómo se presenta el mundo moderno?
El mundo moderno se presenta poderoso y débil, capaz de lo mejor y de lo peor, pues tiene abierto el camino para optar entre la libertad o la esclavitud, entre el progreso o el retroceso, entre la fraternidad o el odio. (GS 9)

24. ¿Cuáles son los sufrimientos del hombre?
En su interior el hombre experimenta múltiples limitaciones: se siente ilimitado en sus deseos y llamado a una vida superior; atraído por muchas solicitaciones, tiene que elegir y que renunciar; como enfermo y pecador, no raramente hace lo que no quiere y deja de hacer lo que querría llevar a cabo; experimenta la división y muchos, tarados por el materialismo práctico, no quieren saber nada de este drama. (GS 10)

25. ¿Cuáles son las respuestas que aportan los hombres de nuestro tiempo ante los interrogantes planteados?
Muchos hombres buscan hallar descanso en una interpretación de la realidad propuesta de múltiples maneras; otros esperan del sólo esfuerzo humano la plena liberación de la humanidad y abrigan el convencimiento de que el futuro reino del hombre sobre la tierra saciará plenamente todos sus deseos; hay quienes consideran que la existencia humana tiene un sentido subjetivo. (GS 10)

26. ¿Cuáles son las cuestiones más fundamentales sobre las que se interrogan las personas?
Son las que siguen: ¿Qué es el hombre?, ¿Cuál es el sentido del dolor, del mal, de la muerte, que a pesar de los progresos hechos, persisten todavía?, ¿Qué valor tienen las victorias logradas a tan caro precio?, ¿Qué puede dar el hombre a la sociedad?, ¿Qué puede esperar de ella?, ¿Qué hay después de la vida temporal? (GS 10)

27. ¿Qué da Cristo al hombre?
Cree la Iglesia que Cristo, muerto y resucita por todos, da al hombre su luz y su fuerza por el Espíritu Santo a fin de que pueda responder a su máxima vocación. Él es la clave, el centro y el fin de toda la historia humana. (GS 10)



PRIMERA PARTE. LA IGLESIA Y LA VOCACIÓN DEL HOMBRE.

28. ¿Cuáles son los temas que se abordan en esta parte?
Se aborda acerca de la dignidad de la persona humana, la comunidad humana, la actividad humana en el mundo y la misión de la Iglesia en el mundo contemporáneo.

29. ¿Qué es lo que procura hacer el pueblo de Dios?
El pueblo de Dios procura discernir en los acontecimientos, exigencias y deseos, los sig-nos verdaderos de la presencia de Dios. (GS 11)

30. ¿Qué se propone el Concilio?
El Concilio se propone, ante todo, juzgar bajo la luz de la fe los valores que hoy disfrutan de máxima consideración y enlazarlos de nuevo con su fuente divina. Estos valores por proceder de Dios poseen una bondad extraordinaria; pero, a causa de la corrupción del corazón humano, sufren con frecuencia desviaciones. Por ello necesitan de purificación. (GS 11)

CAPÍTULO I. LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA.

31. ¿Cómo deben ordenarse los bienes de la tierra?
Los bienes de la tierra deben ordenarse en función del hombre, centro y cima de todos ellos. (GS 12)

32. ¿Qué enseña la Iglesia acerca del hombre?
La Iglesia enseña acerca del hombre que éste es imagen de Dios, o sea, posee la capaci-dad de conocer y amar a Dios y ha sido constituido señor de la Creación visible para go-bernarla y usarla glorificando a Dios. (GS 12)

33. ¿Es el hombre un ser solitario?
No, por cuanto desde el principio Dios los hizo hombre y mujer, esta sociedad es expre-sión de la primera comunión de personas humanas. Por tanto, el hombre es un ser social y no puede vivir sin desplegar sus cualidades y sin relacionarse con los demás. (GS 13)

34. ¿Es el hombre bueno?
El hombre fue creado por Dios en la justicia, sin embargo, por instigación del demonio, abusó de su libertad, levantándose contra Dios y pretendiendo alcanzar su propio fin al margen de Dios. Al negarse a reconocer a Dios como su principio provoca en él la divi-sión íntima. (GS 13)

35. ¿Cómo entiende el Concilio la vida humana?
El Concilio entiende la vida humana como lucha dramática entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas y a la vez redimida por Cristo. (GS 13)

36. ¿Aporta alguna otra definición la Gaudium et Spes sobre el hombre?
Sí, lo considera una síntesis del universo material. (GS 14)

37. ¿Cuál debe ser la relación del cristiano con su cuerpo?
El cristiano no debe despreciar su cuerpo, sino tenerlo como bueno y honrarlo, como criatura de Dios que ha de resucitar en el último día. A la vez el cristiano ha de glorificar a Dios en su cuerpo e impedir que lo esclavicen las inclinaciones depravadas de su corazón. (GS 14)

38. ¿Qué aporta la interioridad al hombre?
La interioridad lo hace superior al universo entero, a ella retorna cuando entra dentro de su corazón, donde Dios escrutador de corazones le aguarda y donde él personalmente, bajo la mirada de Dios decide su destino. (GS 14)

39. ¿Puede la inteligencia alcanzar a Dios?
Sí, la inteligencia, que no se ciñe solamente a los fenómenos, tiene capacidad para al-canzar la realidad inteligible con verdadera certeza, aunque a consecuencia del pecado está parcialmente oscurecida y debilitada. (GS 15)

40. ¿Cómo debe perfeccionarse la naturaleza intelectual de la persona humana?
La naturaleza intelectual de la persona humana se perfecciona por medio de la sabiduría, la cual atrae con suavidad la mente del hombre a la búsqueda de la verdad y del bien; imbuido por ella se alza por medio de lo visible hacia lo invisible, al tiempo que humaniza todos los nuevos descubrimientos de la humanidad. (GS 15)

41. ¿Cómo interviene el Espíritu Santo en el conocimiento?
Logrando que el hombre llegue por la fe a contemplar y saborear el misterio del plan divino. (GS 15)

42. ¿Qué es la conciencia?
El sagrario del hombre, en él que éste se siente a solas con Dios, cuya voz resuena en el recinto más íntimo de aquella. Ella da a conocer la ley de Dios cuyo cumplimiento consiste en el amor de Dios y del prójimo. (GS 16)

43. ¿Puede errar la conciencia?
Sí, por ignorancia invencible o por el hábito del pecado que la entenebrece. (GS 16)

44. ¿Qué es la libertad?
La libertad es signo eminente de la imagen divina en el hombre. No ha de confundirse con la pura licencia para hacer cualquier cosa, con tal que deleite, aunque sea mala. Es más bien la libre elección de Dios. (GS 17)

47. ¿Está herida la libertad humana?
Sí, la libertad humana, está herida por el pecado, por eso ha de apoyarse necesariamen-te en la gracia de Dios. (GS 27)

48. ¿Dios nos juzgará según hallamos hecho uso de ella?
Sí, cada cual tendrá que dar cuenta de su vida ante el tribunal de Dios según la conducta buena o mala que haya observado. (GS 17)

49. ¿Qué es la muerte?
La muerte es el máximo enigma de la vida humana. Así el hombre sufre con el dolor y la disolución de su cuerpo. Pero el máximo tormento es el temor a la desaparición perpetua. (GS 17)

50. ¿Hay en el hombre un deseo de eternidad?
Sí, el hombre lleva dentro de él la semilla de eternidad que se levanta contra la muerte. (GS 18)

51. ¿Qué luz aporta la Revelación ante la muerte?
La revelación afirma que el hombre ha sido creado por Dios para un destino feliz situado más allá de las fronteras de la miseria terrestre. (GS 18)

52. ¿Qué enseña la fe cristiana acerca de la muerte?
La fe enseña que la muerte corporal, que entró en la historia a consecuencia del pecado, ha sido vencida por Cristo, con su muerte y resurrección. (GS 18)

53. ¿Responde satisfactoriamente la fe?
La fe, apoyada en sólidos argumentos, responde satisfactoriamente al interrogante an-gustioso sobre el destino futuro del hombre y al mismo tiempo ofrece la posibilidad de una comunión con nuestros mismos queridos hermanos arrebatados por la muerte, dándonos la esperanza de que poseen ya en Dios la vida verdadera. (GS 18)

54. ¿Cuándo vive el hombre en la plenitud de la verdad?
El hombre vive en la plenitud de la verdad cuando reconoce libremente el amor de Dios que lo crea y conserva y se confía por entero a su Creador. (GS 19)

55. ¿Es el ateísmo un fenómeno grave?
Sí, el ateísmo es uno de los fenómenos más graves de nuestro tiempo y debe ser examinado con toda atención. (GS 19)

56. Defíneme la palabra ateísmo:
La palabra ateísmo designa realidades muy diversas: negación expresa de Dios, renuncia a afirmar algo acerca de Dios, explicación de toda la realidad desde las ciencias positivas, rechazo de toda verdad absoluta, exaltación del hombre frente al Creador; negando la existencia de este, concepto de Dios distinto con el Dios del Evangelio, carencia de inquietud religiosa, protesta violenta contra la existencia del mal en el mundo. (GS 19)

57. ¿Pueden ser los creyentes responsables del surgimiento del ateísmo?
Sí, pues en la génesis del ateísmo pueden tener parte no pequeña los propios creyentes, en cuanto que, con el descuido de la educación religiosa, o con la exposición inadecuada de la doctrina, o incluso con los defectos de su vida religiosa, moral y social, han velado más bien que revelado el genuino rostro de Dios y de la religión. (GS 19)

58. ¿Cuál es la causa del ateísmo sistemático?
La causa del ateísmo sistemático es el afán de autonomía humana que lleva al hombre a negar toda dependencia respecto de Dios. (GS 20)

59. ¿Qué afirman los que profesan este ateísmo?
Los que profesan este ateísmo afirman que la esencia de la libertad consiste en que el hombre es el fin de sí mismo, el único artífice y creador de su propia historia. (GS 20)

60. ¿Hay otras formas de ateísmo?
Sí, la de aquellos que ponen la liberación del hombre principalmente en su liberación económica y social, considerando la religión como un obstáculo para esta liberación, porque aparta al hombre del esfuerzo por levantar la ciudad temporal. (GS 20)

61. ¿Cuál es la actitud de la Iglesia frente al ateísmo?
La Iglesia, fiel a Dios y fiel a los hombres, no puede dejar de reprobar con dolor, pero con firmeza, estas perniciosas doctrinas y conductas, que son contrarias a la razón y a la experiencia humana universal y privan al hombre de su innata grandeza. Al mismo tiempo la Iglesia juzga que los motivos del ateísmo deben ser objeto de serio y más profundo examen. (GS 21)
62. ¿El reconocimiento de Dios se opone a la dignidad del hombre?
No, el reconocimiento de Dios no se opone en modo alguno a la dignidad humana, ya que y esta dignidad tiene en el mismo Dios su fundamento perfección. Él es quien constituye al hombre inteligente y libre en la sociedad y lo llama a la participación en su felicidad. (GS 21)

63. ¿La esperanza en la vida eterna (escatológica) merma la responsabilidad en el mundo?
No, la esperanza escatológica proporciona nuevos motivos para el ejercicio de las tareas temporales. Cuando por el contrario falta esta esperanza los enigmas de la vida quedan sin solucionar y llevan al hombre a la desesperación. (GS 21)

64. ¿Cuál es el remedio del ateísmo?
El remedio del ateísmo hay que buscarlo en una adecuada exposición de la doctrina y en la integridad de vida de la Iglesia y de sus miembros, que se manifiesta con el testimonio de una fe viva y adulta, educada para poder percibir con lucidez las dificultades y poderlas vencer. (GS 21)

65. ¿Deben colaborar los cristianos con los ateos?
Sí, deben colaborar en la edificación de este mundo, en el que viven en común, mediante un prudente y sincero diálogo. (GS 21)

66. ¿Qué es lo que puede llenar el corazón del hombre?
Lo único que puede llenar el corazón del hombre es aquello que afirmaba san Agustín: nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que no descanse en ti. (GS 21)

66. ¿Qué aporta Cristo al hombre?
Cristo manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación, así el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado. Él es la imagen del Dios invisible, el hombre perfecto que ha devuelto al hombre la semejanza divina, deformada por el primer pecado. En él la naturaleza humana a sido elevada a dignidad sin igual. Jesús trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad de hombre, amó con corazón de hombre, se hizo verdaderamente uno de los nuestros, semejante en todo a nosotros, excepto en el pecado. Cordero inocente nos mereció la vida. En él Dios nos reconcilió consigo y con nosotros. Pareciendo por nosotros, nos dio ejemplo para seguir sus pasos y, además, abrió el camino, con cuyo seguimiento la vida y la muerte se santifican y adquieren nuevo sentido. (GS 22)

67. ¿Qué aporta el Espíritu Santo al hombre?
El Espíritu Santo restaura internamente todo hombre y ofrece a todos la posibilidad de que, en la forma de sólo Dios conocida, se asocien al misterio pascual. (GS 22)

68. ¿Ilumina Cristo el enigma del dolor y la muerte?
Sí, por Cristo y en Cristo se ilumina el enigma del dolor y de la muerte, que fuera del Evangelio nos envuelve en absoluta oscuridad. (GS 22)

CAPÍTULO II. LA COMUNIDAD HUMANA.

69. ¿Cuál es la voluntad de Dios respecto a los hombres?
Dios ha querido que los hombres constituyan una sola familia y se traten entre sí con es-píritu de hermanos. (GS 24)

70. ¿Cuál es el primero y el mayor mandamiento?
El primero y el mayor mandamiento es el amor a Dios y al prójimo. El amor a Dios no puede separarse del amor al prójimo. (GS 24)

71. ¿Puede encontrar su propia plenitud el hombre solitario?
No, por cuanto es en la entrega sincera de sí mismo a los demás como el hombre en-cuentra su propia plenitud. (GS 24)

72. ¿Quién es el principio, el sujeto y el fin de todas las instituciones sociales?
El principio, el sujeto y el fin de todas las instituciones sociales es y debe ser la persona humana, la cual, por su misma naturaleza, tiene absoluta necesidad de vida social.(GS 25)

73. ¿Qué aporta la vida social al hombre?
La vida social, esto es, el trato con los demás, el servicio y el diálogo, engrandece al hombre en todas sus cualidades y le capacita para responder a su vocación. (GS 25)

74. ¿De qué tiene conciencia el hombre del siglo XX?
El hombre del siglo XX tiene conciencia de la excelsa dignidad de la persona humana, de su superioridad sobre las cosas y de sus derechos y deberes universales e inviolables. (GS 26)

75. ¿Qué es lo que necesita el hombre para vivir una vida verdaderamente humana?
El hombre necesita para vivir una vida verdaderamente humana del alimento, el vestido, la vivienda, el derecho a la libre elección de estado y a fundar una familia, a la educación, al trabajo, a la buena fama, al respeto, a una adecuada información, a obrar de acuerdo con la norma recta de su conciencia, a la protección de la vida privada y a la justa libertad también en materia religiosa. (GS 26)

76. ¿A quién debe subordinarse el orden social?
El orden social debe subordinarse en todo momento al bien de la persona, fundándose en la verdad, edificándose sobre la justicia y vivificándose mediante el amor. (GS 26)

77. ¿Cómo puede conseguirse esto?
Para cumplir todos estos objetivos hay que proceder a una renovación de los espíritus y a profundas reformas de la sociedad. (GS 26)

78. ¿Qué significa el respeto al hombre?
El respeto al hombre significa considerar al prójimo como otro yo, cuidando en primer lugar de su vida y de los medios necesarios para vivirla dignamente. Este principio nos conduce a acercarnos a todos y servirlos con eficacia, ya se trate del anciano abandonado de todos, o del trabajador extranjero despreciado injustamente, o del desterrado, o del niño nacido de una unión ilegítima que debe aguantar sin razón el pecado que él no cometió o del hambriento que recrimina nuestra conciencia. (GS 27)

79. ¿Qué prácticas son infamantes, degradan la civilización humana, deshonran a sus autores y siendo totalmente contrarias al honor debido a Dios?
Todo lo que atenta contra la vida (homicidios, genocidios, aborto, eutanasia y suicido deliberado), cuanto viola la integridad de la persona humana (mutilaciones, torturas morales o físicas, conatos sistemáticos para dominar la mente ajena), cuanto ofende la dignidad humana (condiciones infrahumanas de vida, detenciones arbitrarias, deportaciones, esclavitud, prostitución, trata de blancas y de jóvenes) o las condiciones laborales degradantes, que reducen al operario al rango de mero instrumento de lucro. (GS 27)

80. ¿Qué actitud debemos tomar frente a quienes obran de modo distinto al nuestro en materia social, política e incluso religiosa?
Quienes siente u obran de modo distinto al nuestro en materia social, política e incluso religiosa, deben ser también objeto de nuestro respeto y amor. Por ello es necesario distinguir entre el error, que siempre debe ser rechazado y el hombre que yerra, el cual conserva la dignidad de la persona. (GS 28)

81. ¿Podemos juzgar la culpabilidad interna de los demás?
No, por cuanto sólo Dios es el juez y escrutador del corazón humano. (GS 28)

82. ¿La Iglesia defiende la igualdad fundamental entre los hombres?
Sí, porque todos los hombres, dotados de alma racional y creados a imagen de Dios, tienen la misma naturaleza y el mismo origen, han sido redimidos por Cristo y disfrutan de la misma vocación y de idéntico destino. (GS 29)

83. ¿Son todos los hombres iguales?
Es evidente que no todos los hombres son iguales en lo que toca a la capacidad física y a las cualidades intelectuales y morales. (GS 29)

84. ¿Por qué ha de ser vencida toda discriminación?
Toda discriminación en los derechos fundamentales de la persona por motivos de raza, sexo, color, condición social, lengua o religión, debe ser vencida y eliminada por ser contraria al plan divino. (GS 29)

85. ¿Qué derechos fundamentales no están todavía protegidos en muchos países?
El derecho por parte de la mujer de escoger libremente esposo y abrazar el estado de vida que prefiera, el derecho a acceder a una educación y a una cultura iguales a las que se conceden al hombre. (GS 29)

86. ¿Quiénes atentan contra las relaciones sociales?
Los que menosprecian las leyes y las normas sociales, los que defraudan o no eluden los impuestos justos u otros deberes para con la sociedad, los que subestiman ciertas normas de la vida social (higiene, normas de circulación,...) sin preocuparse de que su descuido pone en peligro la vida propia y la vida del prójimo. (GS 30)

87. ¿Cómo debe orientarse la educación de los jóvenes?
La educación de los jóvenes debe orientarse de tal modo, que forme hombres y mujeres que no sólo sean personas cultas, sino también de generoso corazón. (GS 31)

88. ¿Qué papel juega Dios en las relaciones sociales?
Dios creó al hombre no para vivir aisladamente, sino para formar sociedad y Dios ha querido santificar y salvar a los hombres no aisladamente, sino constituyendo un pueblo. Esta índole comunitaria se perfecciona en la obra de Jesucristo. (GS 32)

89. ¿Cómo se comportó Jesucristo en las relaciones sociales?
Jesucristo quiso participar de la vida social humana, asistió a las bodas de Caná, comió con publicanos, se sometió a las leyes de su patria, santificó los vínculos humanos, eligió la vida propia de un trabajador de su tiempo y de su tierra. En su predicación mandó a los hijos de Dios que se trataran como hermanos. (GS 32)

CAPÍTULO III. LA ACTIVIDAD HUMANA EN EL MUNDO.

90. ¿Responde a la voluntad de Dios la actividad humana?
Sí, la actividad humana o el conjunto ingente de esfuerzos realizados por el hombre a lo largo de los siglos para lograr mejores condiciones de vida, responde a la voluntad de Dios. (GS 34)

91. ¿Qué valores tiene el trabajo humano?
Con el trabajo los hombres desarrollan la actividad del creador, sirven al bien de sus hermanos y contribuyen de modo personal a que se cumplan los designios de Dios en la historia. (GS 34)

92. ¿Qué relación guarda la actividad humana con el hombre?
La actividad humana procede del hombre y se ordena al hombre. (GS 35)

93. ¿Cuál es la norma de la actividad humana?
La norma de la actividad humana es que sea conforme al auténtico bien del genero hu-mano y permita al hombre, como individuo y como miembro de la sociedad, cultivar y realizar íntegramente su plena vocación. (GS 35)

94. ¿Qué entiende la Iglesia por autonomía de las realidades terrenas?
Si por autonomía de las realidades terrenas se quiere decir que las cosas creadas y la so-ciedad misma goza de sus propias leyes y valores, que el hombre ha de descubrir, emplear y ordenar poco a poco, es absolutamente legítima esta exigencia de autonomía, pues responde a la voluntad del Creador, ya que todas las cosas están dotadas de consistencia, verdad y bondad propias y de un propio orden regulado, que el hombre debe respetar con el reconocimiento de la metodología particular de cada ciencia o arte. (GS 36)

95. ¿Cuál es el concepto de autonomía de lo temporal rechazado por la Iglesia?
Si autonomía de lo temporal quiere decir que la realidad creada es independiente de Dios y que los hombres pueden usarla sin referencia al Creador, entonces es falsa, pues la criatura sin el creador desaparece. (GS 36)

96. ¿Cuáles son las luces y sombras del progreso?
El progreso es altamente beneficioso para el hombre, si bien, encierra la gran tentación de subvertir la jerarquía de los valores y mezclar el bien con el mal, haciendo que el mundo no sea ya ámbito de auténtica fraternidad. (GS 37)

97. ¿Cuál es la ley fundamental de la perfección y de la transformación del mundo?
La ley fundamental de la perfección y de la transformación del mundo es el mandamiento nuevo del amor. (GS 38)

98. ¿Cómo será la tierra nueva y el cielo nuevo?
La Iglesia ignora el tiempo en que se hará la consumación de la tierra y de la humanidad y no conoce de que manera se transformará el universo, sin embargo afirma que los hijos de Dios resucitarán en Cristo, y lo que fue sembrado bajo el signo de la debilidad y de la corrupción, se revestirá de incorruptibilidad. (GS 39)

CAPÍTULO IV. MISIÓN DE LA IGLESIA EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO.

99. ¿Cómo se entiende la Iglesia así misma?
La Iglesia se entiende a sí misma como entidad social visible y comunidad espiritual, que avanza juntamente con toda la humanidad y trata de ser fermento y alma de la socie-dad. (GS 40)

100. ¿Qué aporta el Evangelio a los hombres?
El Evangelio anuncia y proclama la libertad de los hijos de Dios, rechaza todas las esclavitudes que se derivan del pecado, respeta la dignidad de la conciencia y su libre decisión, advierte sin cesar que todo talento humano debe redundar en servicio de Dios y bien de la humanidad y encomienda a todos a la caridad. (GS 41)

101. ¿Qué proclama y estima la Iglesia?
La Iglesia, en virtud del Evangelio, proclama los derechos del hombre y reconoce y esti-ma en mucho el dinamismo de la época actual. (GS 41)

102. ¿Cuál es la misión de la Iglesia?
La misión de la Iglesia no es de orden político, económico o social sino de orden religioso y de esta misión religiosa derivan funciones, luces y energías que pueden servir para establecer y consolidar la comunidad humana según la ley divina. (GS 42)

103. ¿De qué advierte la Iglesia a sus hijos y a todos los hombres?
La Iglesia advierte a sus hijos y a todos los hombres a que superen las desavenencias entre naciones y razas y den firmeza interna a las justas asociaciones humanas. (GS 42)

104. ¿El cristiano debe evadirse del mundo?
No, el cristiano está llamado a cumplir con fidelidad sus deberes temporales, guiado siempre por el espíritu evangélico. Se equivoca quien, pretextando que no tenemos aquí una ciudad permanente, considera que puede descuidar las tareas temporales. (GS 43)

105. ¿Cuál es uno de los más graves errores de nuestra época?
Uno de los más graves errores de nuestra época es el divorcio entre la fe y la vida diaria. Ya los profetas reprendían con vehemencia semejante escándalo. (GS 43)

106. ¿A qué se refiere la Iglesia cuando habla de divorcio entre la fe y la vida diaria?
La Iglesia se refiere cuando habla del divorcio entre la fe y la vida diaria a la oposición artificial entre las ocupaciones profesionales y sociales, por una parte, y la vida religiosa, por otra. (GS 43)

107. ¿Contra quién falta el cristiano que actúa de este modo?
El cristiano que falta a sus obligaciones temporales, falta a sus deberes con el prójimo; falta, sobre todo, a sus obligaciones para con Dios y pone en peligro su eterna salvación. (GS 43)

108. ¿Cuál debe ser el modo de actuar del cristiano en relación con las obligaciones temporales?
Ha de hacer una síntesis vital del esfuerzo humano, familiar, profesional, científico o técnico y los valores religiosos. (GS 43)

109. ¿Cuáles son las competencias de los laicos?
A los laicos les competen, aunque no exclusivamente, las tareas y el dinamismo secu-lares, por ello deben cumplir las leyes propias de cada disciplina, esforzarse por adquirir verdadera competencia en todos los campos, colaborar con quienes buscan idénticos fines, acometer sin vacilar nuevas iniciativas y llevarlas a término, lograr que la ley divina quede gravada en la ciudad eterna. Están obligados a cristianizar el mundo y a ser testigos de Cristo en medio de la sociedad humana (GS 43)

110. ¿Cuándo entre los fieles hayan opiniones divergentes que deberán hacer?
En los casos de soluciones divergentes muchos tienden fácilmente a vincular su solución con el mensaje evangélico. Entiendan todos que en tales casos a nadie le está permitido reivindicar en exclusiva a favor de su parecer la autoridad de la Iglesia. Procuren siem-pre hacerse luz mutuamente con un diálogo sincero, guardando la mutua caridad y la so-licitud primordial por el bien común.(GS 43)



111. ¿Qué pide el Concilio a los pastores de la Iglesia?
Los obispos prediquen, juntamente con sus sacerdotes, el mensaje de Cristo. Recuerden que son ellos los que con su trato y su trabajo pastoral diario exponen al mundo el rostro de la Iglesia. Por tanto ayudados por los religiosos y los fieles demuestren que la Iglesia es fuente inagotable de las virtudes que tan necesitado está el mundo, capacítense con insistente afán para participar en el diálogo que hay que entablar con el mundo y con los hombres de cualquier opinión (GS 43)

112. ¿Debe la Iglesia escuchar las voces de nuestro tiempo?
Sí, es propio de todo el Pueblo de Dios auscultar, discernir e interpretar, con la ayuda del Espíritu Santo, las múltiples voces de nuestro tiempo y valorarlas a la luz de la palabra divina, a fin de que la Verdad revelada pueda ser mejor percibida, mejor entendida y expresada en forma más adecuada. (GS 44)

113. ¿Valora la Iglesia lo que ha hecho la humanidad?
Sí, la Iglesia reconoce agradecida la ayuda que recibe por parte de los hombres de toda clase o condición, porque todo el que promueve la comunidad humana proporciona no pequeña ayuda a la comunidad eclesial. La Iglesia confiesa que le han sido de mucho provecho y le pueden ser todavía la oposición y aun la persecución de los contrarios. (GS 44)

II PARTE. ALGUNOS PROBLEMAS URGENTES:

114. ¿Cuáles son los temas que aborda en esta segunda parte la Gaudium et Spes?
Los temas que aborda la Gaudium et Spes son: el matrimonio y la familia, la cultura hu-mana, la vida económico-social y política, la solidaridad de las naciones y la paz. (GS 46)

CAPÍTULO I. DIGNIDAD DEL MATRIMONIO Y DE LA FAMILIA:

115. ¿A qué está ligado el bienestar de la persona y de la sociedad?
El bienestar de la persona y de la sociedad humana y cristiana está estrechamente ligado a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar. (GS 47)

116. ¿Qué realidades oscurecen la dignidad de esta institución?
La dignidad de esta institución está oscurecida por la poligamia, la epidemia del divorcio, el llamado amor libre y otras deformaciones; queda profanada por el egoísmo, el he-donismo y los usos ilícitos contra la generación. (GS 47)

117. ¿Cuál es el concepto católico de matrimonio y la familia?
Fundada por el Creador y en posesión de sus propias leyes, la íntima comunidad conyugal de vida y amor se establece sobre la alianza de los cónyuges, es decir, sobre su con-sentimiento personal e irrevocable.



118. ¿Para qué están ordenados el matrimonio y el amor conyugal?
Por su índole natural están ordenados por sí mismos a la procreación y a la educación de la prole. (GS 48)

119. ¿Cuáles son los valores de la unión íntima de personas y actividades?
Con la unión íntima de sus personas y actividades se ayudan y se sostienen mutuamente, adquieren conciencia de su unidad. Esta íntima unión, lo mismo que el bien de los hijos, exige plena fidelidad conyugal y urge su indisoluble unidad. (GS 49)

120. ¿Cuál es el protagonismo de Cristo en la vida familiar?
Cristo sale al encuentro de los esposos cristianos por medio del sacramento del matrimonio y permanece con ellos para que los esposos se amen con perpetua fidelidad. (GS 48)

121. ¿Cuál es la labor de los padres?
Gracias a ellos, a su ejemplo y la oración en familia, los hijos encuentran más fácilmente el camino del sentido humano, de la salvación y de la santidad. Los padres realizarán concienzudamente el deber de la educación, principalmente religiosa. (GS 48)

122. ¿A qué contribuyen los hijos?
Los hijos contribuyen a la santificación de los padres con la gratitud, la piedad filial y la confianza, asistiéndolos en las dificultades de la existencia y en la soledad de la senectud. (GS 48)

123. ¿Qué palabra de aliento tiene el concilio para con los viudos?
La viudez, continuidad de la vocación conyugal, aceptada con fortaleza, será honrada por todos. (GS 48)

124. ¿Qué es el amor conyugal?
El amor conyugal es un amor eminentemente humano que abarca el bien de toda la persona y enriquece con una dignidad especial las expresiones del cuerpo y del espíritu. Este amor lleva a los esposos a un don libre y mutuo de sí mismos, comprobado por sentimiento y actos de ternura, e impregna toda su vida, superando con mucho la inclinación puramente erótica. Es un amor fiel en la prosperidad y en la adversidad. (GS 49)

125. ¿Cómo valora la Iglesia los actos sexuales?
Los actos con los que los esposos se unen íntima y castamente entre sí son honestos y dignos, ejecutados de manera verdaderamente humana, significan y favorecen el don recíproco, con el que se enriquecen mutuamente en un clima de gozosa gratitud. (GS 49)

126. ¿Qué cultivarán los esposos para hacer frente a sus obligaciones?
Los esposos, vigorizados por la gracia para la vida de santidad, cultivarán la firmeza en el amor, la magnanimidad de corazón y el espíritu de sacrificio, pidiéndolos asiduamente en la oración. (GS 49)

127. ¿Cómo han de actuar los esposos en orden a la procreación?
Los esposos se esforzarán ambos, de común acuerdo y común esfuerzo, por formarse un juicio recto, atendiendo tanto a su propio bien persona, como al bien de los hijos, ya nacidos o todavía por venir, discerniendo las circunstancias de los tiempos y del estado de vida tanto materiales como espirituales. Este juicio deben formarlo ante Dios los esposos personalmente y no pueden proceder a su antojo, sino que siempre deben regirse por la conciencia, la cual debe ajustarse a la ley divina misma. (GS 50)

128. ¿Es lícito la regulación de la natalidad?
No es lícito a los hijos de la Iglesia ir por caminos que el Magisterio reprueba sobre la regulación de la natalidad. (GS 51)

129. ¿Cómo considera la Iglesia el aborto e infanticidio?
El aborto y el infanticidio son crímenes abominables, pues Dios ha confiado a los hom-bres la insigne misión de conservar la vida. (GS 51)

130. ¿Cómo define la familia el Concilio?
La familia es escuela del más rico humanismo. (GS 52)

131. ¿Cuál es el papel de los padres o tutores?
Es propio de los padres o de los tutores guiar a los jóvenes con prudentes consejos, que ellos deben oír con gusto, al tratar de fundar una familia, evitando, sin embargo, toda coacción directa o indirecta que les lleve a casarse o a elegir determinada persona. (GS 52)

132. ¿Ha de reconocer el poder civil la familia?
Sí, pues ésta es el fundamento de la sociedad, y es obligación suya reconocer la verdadera naturaleza del matrimonio y de la familia, protegerla y ayudarla, asegurar la moralidad pública y favorecer la prosperidad doméstica. También ha de salvaguardar el derecho de los padres a procrear y a educar en el seno de la familia a sus hijos y ha de proteger a quienes carecen del bien de una familia propia. (GS 52)

133. ¿Cuál es el deber de los sacerdotes?
Los sacerdotes han de fomentar la vocación de los esposos en la vida conyugal y familiar con distintos medios pastorales (predicación, culto litúrgico y otras ayudas), fortalecerlos humana y pacientemente en las dificultades y confortarlos en la caridad.

CAPÍTULO II. EL SANO FOMENTO DEL PROGRESO CULTURAL.

134. ¿Qué es la cultura?
La Cultura es todo aquello con lo que el hombre afina y desarrolla innumerables cualidades espirituales y corporales; procura someter el mismo orbe terrestre con su conocimiento y trabajo; mediante el progreso de las costumbres e instituciones hace más humana la vida social, tanto en la familia como en toda la sociedad civil; finalmente, a través del tiempo, expresa, comunica y conserva en sus obras grandes experiencias es-pirituales y aspiraciones; a fin de que sirvan de provecho de todo el género humano. (GS 53)

135. ¿Cuál es la situación de la cultura en el mundo actual?
Las ciencias exactas cultivan al máximo el juicio crítico, la psicología explica con mayor profundidad la actividad humana, la historia contribuye mucho a que se vean las cosas bajo el aspecto de su mutabilidad y evolución, los hábitos de vida tienen a uniformarse y la urbanización-industrialización crean nuevas formas de cultura (cultura de masas) de las que nacen nuevos modos de sentir, actuar y descansar; al mismo tiempo el creciente intercambio entre naciones y grupos gesta una forma más universal de cultura. (GS 54)

136. ¿Cuál es la característica del nuevo humanismo que está naciendo?
El nuevo humanismo se caracteriza porque el hombre queda definido por la responsabi-lidad hacia sus hermanos y ante la historia. (GS 55)

137. ¿Cuáles son los retos de la cultura actual?
No echar por tierra la sabiduría de los antepasados; la dispersión de las disciplinas científicas pueda armonizarse con la necesidad de formar su síntesis y conservar las facultades de la contemplación y admiración; la legítima autonomía de la cultura no llegue a un humanismo contrario a ala religión. (GS 56)

138. ¿Cómo deben actuar los cristianos?
Los cristianos deben buscar y gustar las cosas de arriba y trabajar con todos los hombres en la edificación de un mundo más humano. (GS 57)

139. ¿A través de las ciencias puede el hombre acercarse a Dios?
El hombre, cuando se entrega a las diferentes disciplinas de la filosofía, la historia, las matemáticas, las ciencias naturales y a las artes, puede contribuir a que la familia humana se eleve a los más altos pensamientos sobre la verdad, el bien y la belleza. (GS 57)

140. ¿Cuál es el peligro del científico?
El peligro del científico es, desde el fenomenismo y agnosticismo, considera el método científico como regla suprema para hallar toda la verdad. (GS 57)

141. ¿Hay valores positivos en la cultura actual?
Sí, son valores positivos el estudio de las ciencias y la fidelidad a la verdad, el sentido de la solidaridad internacional, la conciencia de la y la voluntad de lograr condiciones más aceptables para todos. Todo esto puede aportar alguna preparación para recibir el mensaje del Evangelio. (GS 57)

142. ¿Se ha servido la Iglesia de la cultura?
Sí, la Iglesia ha empleado los hallazgos de las diversas culturas para difundir y explicar el mensaje de Cristo, para investigarlo y comprenderlo con mayor profundidad, para ex-presarlo mejor en la liturgia y en la vida. (GS 58)



143. ¿Está ligada la Iglesia a alguna cultura?
No, la Iglesia no está ligada de manera exclusiva e indisoluble a raza o nación, sistema particular de vida, costumbre,... (GS 58)

144. ¿Qué aporta el Evangelio a la cultura?
El Evangelio renueva constantemente la vida y la cultura del hombre y las purifica, elevando la moral de los pueblos. (GS 59)

145. ¿A quién está subordinada la cultura?
La cultura debe estar subordinada a la perfección integral de la persona humana, al bien de la comunidad y de la sociedad humana entera. (GS 59)

146. ¿Tiene autonomía la cultura?
Sí, la cultura, por dimanar inmediatamente de la naturaleza racional y social del hombre, tiene siempre necesidad de una justa libertad para desarrollarse y de una legítima autonomía en el obrar según sus propios principios. Reconociendo esta justa libertad la Iglesia afirma la autonomía legítima de la cultura humana, y especialmente de las ciencias. (GS 59)

147. ¿Cuales son las obligaciones de la autoridad pública?
A la autoridad pública compete el fomentar las condiciones y los medios para promover la vida cultural entre todos, aun dentro de las minorías de alguna nación. (GS 59)

148. ¿Puede la cultura servir al poder?
La cultura no ha de ser forzada a servir al poder político o económico. (GS 59)

149. ¿Cuáles son las obligaciones más urgentes de los cristianos respecto a la cultura?
Los cristianos han de trabajar con ahínco para que tanto en la economía como en la polí-tica se den las normas fundamentales para que se reconozcan en todas partes y se haga efectivo el derecho de todos a la cultura, sin distinción de raza, sexo, nación, religión o condición social. (GS 60)

150. ¿Cuáles son los derechos de los agricultores, los obreros y las mujeres respecto al acceso a la cultura?
Se ha de procurar que las condiciones de trabajo, lejos de impedir su cultura humana, la fomenten entre los trabajadores y los obreros. Y se ha de reconocer y promover la nece-saria participación de la mujer en la vida cultural. (GS 60)

151. ¿Cuáles son los recursos que favorecen la cultura?
Los recursos que favorecen la cultura son el libro y los nuevos medios de comunicación cultural y social. También la favorece la disminución del tiempo de trabajo y el descan-so. (GS 61)

152. ¿Cómo debemos emplear los descansos?
Empléense los descansos para distracción del ánimo y para consolidar la salud del espíritu y del cuerpo: estudios libres, viajes (turismo, se afina el espíritu y los hombres se enriquecen con el conocimiento mutuo), ejercicios y manifestaciones deportivas (ayuda a conservar el equilibrio y establecer relaciones fraternas). (GS 61)

153. ¿Qué papel juega el teólogo en la el mundo cultural?
Los teólogos están invitados a buscar siempre un modo más apropiado de comunicar la doctrina a los hombres de su época, distinguiendo el depósito mismo de la fe y su for-mulación. (GS 62)

154. ¿Se puede emplear en el trabajo pastoral los nuevos descubrimientos?
Sí, hay que reconocer y emplear suficientemente en el trabajo pastora no sólo los prin-cipios teológicos, sino también los descubrimientos de las ciencias profanas (psicología y sociología) llevando así a los fieles a una más pura y madura vida de fe.
(GS 62)

155. ¿Qué importancia tiene para la Iglesia la literatura y el arte?
La literatura y el arte son de gran importancia para la vida de la Iglesia, pues expresan la naturaleza del hombre, sus problemas y sus experiencias; descubren la situación del hombre en la historia y el universo y presentan las miserias y las alegrías del hombre. (GS 62)

156. ¿Cómo han de actuar los fieles cristianos en relación con la cultura?
Los fieles esfuércense por comprender la cultura, compaginen los conocimientos de las nuevas ciencias y doctrinas con la moral y doctrina cristiana. (GS 62)

157. ¿Deben dedicarse los laicos a las ciencias sagradas?
Es de desear que numerosos laicos reciban una buena formación en las ciencias sagradas, y que no pocos de ellos se dediquen ex professo a estos estudios y profundicen en ellos. (GS 62)

CAPÍTULO III. LA VIDA ECONÓMICO-SOCIAL.

158. ¿Cuál es el principio de la vida económico-social?
En la vida económico-social deben respetarse y promoverse la dignidad de la persona humana, su entera vocación y el bien de toda la sociedad. Porque el hombre es el autor, el centro y el fin de toda la vida económico-social. (GS 63)

159. ¿Cuáles son las características de la economía moderna?
La economía moderna se caracteriza por una creciente denominación del hombre sobre la naturaleza, por la multiplicación e intensificación de las relaciones sociales y por la interdependencia entre ciudadanos, así como por la cada vez más frecuente intervención del poder político. (GS 63)

160. ¿Hay motivos de inquietud?
Sí, pues muchos hombres parecen guiarse por la economía y así su vida personal y social está teñida de cierto espíritu economista; se experimenta un endurecimiento de las desigualdades sociales, un retroceso en condiciones de vida de los más débiles y un desprecio de los pobres. Mientras muchedumbres inmensas carecen de lo estrictamente necesario, algunos, aun en los países menos desarrollados viven en la opulencia o malgastan sin consideración. El lujo pulula junto a la miseria. Mientras unos pocos disponen de un poder amplísimo de decisión, muchos carecen de toda iniciativa, viviendo en condiciones de vida indignas de la persona humana. (GS 63)

168. ¿Cuál es el fin fundamental de la producción?
El fin fundamental de la producción es el servicio del hombre integral, teniendo en cuenta sus necesidades materiales y sus exigencias intelectuales, morales, espirituales y religiosas; de todo hombre, de todo grupo de hombres, sin distinción de raza o continente. (GS 64)

169. ¿Cómo debe ejercerse la actividad económica?
La actividad económica debe ejercerse siguiendo sus métodos y leyes propias, dentro del ámbito del orden moral. (GS 64)

170. ¿En manos de quien debe permanecer el desarrollo económico?
El desarrollo económico debe permanecer bajo el control del hombre. No debe quedar en manos de unos pocos. (GS 65)

171. ¿Cuáles son las doctrinas falsas?
Son aquellas que se oponen a las reformas indispensables en nombre de una falsa libertad y las que sacrifican los derechos fundamentales de las personas en aras de la organización colectiva de la producción. (GS 65)

172. ¿Cómo se han de satisfacer las exigencias de justicia y equidad?
Para satisfacer las exigencias de la justicia y de la equidad hay que hacer todos los es-fuerzos posibles, dentro del respeto a los derechos de las personas, para que desapa-rezcan las enormes diferencias que existen hoy. (GS 66)

173. ¿Cuál ha de ser el trato de los inmigrantes por parte de la sociedad y de los poderes públicos?
Han de evitar con sumo cuidado toda discriminación en materia de remuneración o de condiciones de trabajo, deben considerarlos como personas, no simplemente como meros instrumentos de producción; deben ayudarles a que traigan junto a sí a sus fami-liares, se procuren un alojamiento decente y favorecer su incorporación en la vida social. (GS 66)

174. ¿Qué es el trabajo?
El trabajo es el medio ordinario de subsistencia; por él el hombre se une a sus hermanos y les hace un servicio, paractica la verdadera caridad y coopera al perfeccionamiento de la creación divina. Es un deber y un derecho. (GS 67)

175. ¿Jesucristo que aportó al trabajo?
Jesucristo dio al trabajo una dignidad sobreeminente, trabajando con sus propias manos en Nazaret. (GS 67)

176. ¿Cómo ha de ser la remuneración del trabajo?
La remuneración del trabajo debe ser tal que permita al hombre y a su familia una vida digna en el plano material, social, cultural y espiritual, teniendo presentes el puesto de trabajo y la productividad de cada uno, así como las condiciones de la empresa y el bien común. (GS 67)

177. ¿Está justificado esclavizar al trabajador?
Es demasiado frecuente que los trabajadores resulten en cierto sentido esclavos de su propio trabajo, lo cual de ningún modo está justificado por las leyes económicas. (GS 69)

178. ¿Cuáles son los derechos del trabajador?
El trabajador ha de tener posibilidad de desarrollar sus cualidades y su personalidad en el ámbito del trabajo, ha de disfrutar de un tiempo de reposo y descanso suficiente que le permita cultivar su vida familiar, cultural, social y religiosa. También se ha de tener encuentra las necesidades de las personas, especialmente por lo que toca a las madres de familia. (GS 67)

179. ¿Qué más derechos tiene el trabajador?
El trabajador tiene derecho a participar en las decisiones económicas por sí mismo o por medio de representantes libremente elegidos; tiene derecho a fundar libremente asocia-ciones que representen auténticamente al trabajador y a participar libremente en sus acti-vidades, sin riesgo de represalias. (GS 68)

180. ¿Es legítima la huelga?
En casos de conflictos económicos-sociales hay que esforzarse por encontrarles solu-ciones pacíficas, recurriendo siempre al diálogo entre las partes, sin embargo la huelga puede seguir siendo medio necesario, aunque extremo, para la defensa de los derechos y el logro de las aspiraciones justas de los trabajadores. (GS 68)

181. ¿Cómo ha de usar el hombre de los bienes creados?
El hombre al usar de los bienes creados no debe tener las cosas exteriores que legítimamente posee en exclusividad. (GS 69)

182. ¿Es la propiedad privada un derecho?
Sí, el derecho a poseer una parte de bienes suficiente para sí mismo y para sus familias es un derecho que a todos corresponde, si bien, los hombres están obligados a ayudar a los pobres no sólo con los bienes superfluos. (GS 69)

183. ¿Puede uno tomar de lo ajeno en caso de necesidad extrema?
Sí, quien se halla en situación de necesidad extrema tiene derecho a tomar de la riqueza ajena lo necesario para sí. (GS 69)




184. ¿Cómo deben orientarse las inversiones?
Las inversiones deben orientarse a asegurar posibilidades de trabajo y beneficios suficientes a la población presente y futura, proviniendo lo necesario para una vida de-cente de los individuos y de la comunidad. (GS 70)

185. ¿Cuáles son los valores de la propiedad privada?
La propiedad contribuye a la expresión de la persona y le ofrece ocasión de ejercer su función responsable en la sociedad y en la economía, por ello es muy importante fomen-tar el acceso de todos a algún dominio sobre los bienes externos. La propiedad privada asegura a cada cual una zona absolutamente necesaria para la autonomía y debe ser con-siderada como ampliación de la libertad humana. (GS 71)

186. ¿Cuál es la misión de la autoridad pública?
A la autoridad pública toca impedir que se abuse de la propiedad privada en contra del bien común. (GS 71)

187. ¿En relación a la propiedad privada cuáles son los problemas actuales que necesitan una reforma?
En muchas regiones menos desarrolladas existen extensísimas posesiones rurales medio-cremente cultivadas mientras la mayor parte de la población carece de tierras. No raras veces los braceros o los arrendatarios reciben un salario indigno del hombre, carecen de alojamiento decente y son explotados por intermediarios, viven en la más total inseguridad y apenas tienen ocasión de actuar libre y responsablemente y participar en la vida social y política. (GS 71)

188. ¿Cuáles son las reformas necesarias?
Son necesarias las reformas que tengan por fin el incremento de las remuneraciones, la mejora de las condiciones laborales, el aumento de la seguridad en el empleo, el estímu-lo para la iniciativa en el trabajo, el reparto de las propiedades insuficientemente cultiva-das, mediante indemnización. (GS 71)

189. ¿Cuál ha de ser la misión del cristiano?
El cristiano, adquirida la competencia profesional y la experiencia, respete en la acción temporal la justa jerarquía de valores, con fidelidad a Cristo, a fin de que toda su vida quede saturada con el espíritu de las bienaventuranzas, y particularmente con el espíritu de la pobreza. (GS 72)

CAPÍTULO IV. LA VIDA EN LA COMUNIDAD POLÍTICA.

190. ¿Cómo describe la Gaudium et Spes la situación actual?
En nuestra época se advierten profundas transformaciones que ejercen gran influjo en la vida de la comunidad política. La conciencia más viva de la dignidad humana ha hecho que surja el propósito de establecer un orden político-jurídico que proteja mejor los de-rechos de la persona. (GS 73)

191. ¿Cuáles son los derechos de la persona?
Los derechos de la persona son el derecho de libre unión, de libre asociación, de expre-sar las propias opiniones y de profesar privada y públicamente la religión. (GS 73)

192. ¿En 1965 se respetaban más los derechos?
En la conciencia de muchos se intensifica el afán por respetar los derechos de las mino-rías, crece el respeto hacia los hombres que profesan opinión o religión distintas. (GS 73)

193. ¿Qué formas políticas se reprueban?
Se reprueban todas las formas políticas que obstaculizan la libertad civil o religosa, mul-tiplican las víctimas de las pasiones y de los crímenes políticos y desvían el ejercicio de la autoridad de la prosecución del bien común, para ponerla al servicio de un grupo o de los propios gobernantes. (GS 73)

194. ¿Cuál es el fin de la comunidad política?
El fin de la comunidad política es el bien común que abarca el conjunto de aquellas con-diciones de vida social con las cuales los hombres, las familias y las asociaciones pueden lograr con mayor plenitud y facilidad su propia perfección. (GS 74)

195. ¿Sobre quién se funda la comunidad política y la autoridad pública?
La comunidad política y la autoridad pública se fundan en la naturaleza humana, y, por lo mismo, pertenecen al orden previsto por Dios. (GS 74)

196. ¿Pertenece al orden previsto por Dios la determinación del régimen político y la designación de los gobernantes?
No, la determinación del régimen político y la designación de los gobernantes se han de dejar a la libre designación de los ciudadanos. (GS 74)

197. ¿Cuándo han de obedecer los ciudadanos a la autoridad pública?
Cuando la realizan dentro de los límites del orden moral para procurar el bien común. (GS 74)

198. ¿Puede el ciudadano defenderse del tirano?
Sí, cuando la autoridad pública oprime a los ciudadanos estos no deben rehuir las exi-gencias del bien común; les es lícito defender sus derechos y los de sus conciudadanos contra el abuso de tal autoridad, guardando los límites que señala la ley natural y evan-gélica. (GS 74)

199. ¿Qué representa el voto?
Recuerden los ciudadanos el derecho y al mismo tiempo el deber que tienen de votar con libertad para promover el bien común. (GS 75)

200. ¿La Iglesia valora a los políticos?
Sí, la Iglesia alaba y estima la labor de quienes se consagran al bien de la cosa pública y aceptan las cargas de este oficio. (GS 75)

201. ¿Los derechos de las personas han de respetarse?
Sí, los derechos de las personas han de reconocerse, respetarse y promoverse. (GS 75)

202. ¿Pueden restringirse temporalmente los derechos?
Sí, allí donde por razones del bien común se restrinja temporalmente el ejercicio de los derechos restablézcanse la libertad cuanto antes una vez que hayan cambiado las cir-cunstancias. (GS 75)

203. ¿Cómo califica el Concilio las dictaduras?
Es inhumano que la autoridad política caiga en formas totalitarias o en formas dictatoriales que lesionen los derechos de la persona o de los grupos sociales. (GS 75)

204. ¿Cuáles son los deberes del cristiano?
Los cristianos han de dar ejemplo de responsabilidad y han de reconocer la legítima pluralidad de opiniones temporales discrepantes y respetar a los ciudadanos que defienden lealmente su manera de ver. (GS 75)

205. ¿Pueden los partidos políticos anteponer sus propios intereses al bien común?
Nunca está permitido anteponer intereses propios al bien común. (GS 75)

206. ¿Qué pide la Iglesia a los políticos?
Los políticos han prepararse para la política y procurar ejercerla con olvido del propio interés y de toda ganancia venal; luchar con integridad moral y con prudencia contra la in-justicia y la opresión, contra la intolerancia y el absolutismo de un solo hombre o de un solo partido político; consagrarse con sinceridad y rectitud, más aún, con caridad y for-taleza política al servicio de todos. (GS 75)

207. ¿Qué debemos distinguir?
Debemos distinguir entre la acción que los cristianos lleva a cabo a título persona de acuerdo con su conciencia y la acción que realizan en nombre de la Iglesia. (GS 76)

208. ¿Está ligada la Iglesia a algún sistema político?
La Iglesia, que por razón de su misión y de su competencia no se confunde con la comu-nidad política, no está ligada a sistema político alguno. (GS 76)

209. ¿Cuál debe ser la relación entre la comunidad política y la Iglesia?
La comunidad política y la Iglesia son independientes y autónomas, cada una en su propio terreno. Sin embargo ambas están al servicio del hombre, de ahí que deben cultivar entre sí una sana colaboración. (GS 76)

210. ¿Cuál es la misión de la Iglesia?
La misión de la Iglesia es difundir el reino de la justicia y la caridad, respetar y promo-ver la libertad y la responsabilidad política del ciudadano y enseñar su doctrina social. (GS 76)


211. ¿Cuál es la actitud de la Iglesia frente a los privilegios recibidos?
La Iglesia no pone su esperanza en privilegios dados por el poder civil, más aún, renun-ciará al ejercicio de ciertos derechos legítimamente adquiridos tan pronto como conste que su uso puede empañar la pureza de su testimonio o las nuevas condiciones de vida exijan otra disposición. (GS 76)

CAPÍTULO V. EL FOMENTO DE LA PAZ Y LA PROMOCIÓN DE LA COMUNIDAD DE LOS PUEBLOS.

212. ¿Perdura la huella de la guerra en el presente?
En estos últimos años aún perduran entre los hombres la aflicción y las angustias nacidas de la realidad o de la amenaza de una guerra, la familia humana ha llegado a un momento de suprema crisis. (GS 77)

213. ¿Qué significa la paz?
La paz no es la mera ausencia de la guerra, ni se reduce al solo equilibrio de las fuerzas adversarias, ni surge de una hegemonía despótica, sino que es obra de la justicia, el fruto del orden plantado en la sociedad por Dios y que los hombres han de llevar a cabo. Es por tanto un perpetuo que hacer que reclama de cada uno constante dominio de sí mismo y vigilancia por parte de la autoridad legítima. (GS 78)

214. ¿Qué exige la paz?
La paz exige asegurar el bien de la persona y la comunicación entre los hombres, respetar a los demás hombres y pueblos, así como su dignidad. (GS 78)

215. ¿Quiénes merecen el elogio de la Iglesia?
Movidos por el mismo Espíritu no podemos dejar de alabar a aquellos que, renunciando a la violencia en la exigencia de sus derechos, recurren a los medio de defensa que están al alcance de los más débiles. (GS 78)

216. ¿La guerra ha dejado de estar presente en el mundo actual?
No, la situación internacional permite prolongar guerras disfrazadas y se admite un nue-vo sistema de guerra, el terrorismo. (GS 79)

217. ¿Es legítima la obediencia ciega?
No, la obediencia ciega no puede excusar a quienes acatan las ordenes que mandan actos criminales. (GS 79)

218. ¿Cuáles son los actos criminales?
Los actos criminales son el exterminio de todo un pueblo, raza o minoría étnica.

219. ¿Cómo los califica el concilio?
Son crímenes horrendos. (GS 79)

220. ¿Las leyes han de tener en cuenta a los objetores de conciencia?
Sí, es razonable que las leyes tengan en cuenta, con sentido humano, el caso de los que se niegan a tomar las armas por motivo de conciencia y aceptan al mismo tiempo servir a la comunidad humana de otra forma. (GS 79)

221. ¿Pueden defenderse los estados de las agresiones?
Sí, una vez agotados todos los recursos pacíficos de la diplomacia, no se podrá negar el derecho de legítima defensa de los gobiernos. (GS 79)

222. ¿Cuál es la misión de los soldados?
Los soldados son instrumentos de seguridad y libertad de los pueblos, pues desempeñan-do bien esta función contribuyen realmente a estabilizar la paz.

223. ¿Cómo califica la guerra total el Concilio?
Toda acción bélica que tiende indiscriminadamente a la destrucción de ciudades enteras o de extensas regiones junto con sus habitantes, es un crimen contra Dios y la humanidad que hay que condenar con firmeza y sin vacilaciones. (GS 80)

224. ¿Qué implica la carrera de armamentos?
La carrera de armamentos no es el camino para conservar firmemente la paz y el equili-brio que de ella proviene no es la paz segura y auténtica. Al gastar inmensas cantidades en armas no se remedia las miserias del mundo. Por tanto la carrera de armamentos es la plaga más grave de la humanidad y perjudica a los pobres de manera intolerable. (GS 81)

225. ¿Cómo se puede garantizar la paz?
Mediante el establecimiento de una autoridad pública universal reconocida por todos con poder eficaz para garantizar la seguridad, el cumplimiento de la justicia y el respeto de los derechos. (GS 82)

226. ¿De dónde ha de nacer la paz?
La paz ha de nacer de la mutua confianza de los pueblos y no debe ser impuesta a las na-ciones mediante el terror de las armas. (GS 82)

227. ¿Cuál debe ser la misión de los educadores?
Los que se entregan a la tarea de la educación, principalmente de la juventud, o forman la opinión pública, tengan como gravísima obligación la preocupación de formar las mentes de todos en nuevos sentimientos pacíficos. (GS 82)

228. ¿Cuáles son las causas de la guerra?
Las causas de la guerra son las excesivas desigualdades económicas y la lentitud en la aplicación de las soluciones necesarias; el deseo de dominio y del desprecio por las per-sonas; la envidia, la desconfianza, la soberbia y demás pasiones egoístas. (GS 83)

229. ¿Cómo deben actuar las instituciones internacionales?
Las instituciones internacionales deben proveer a las diversas necesidades de los hom-bres en el campo de la vida social, alimentación, higiene, educación y trabajo; han de remediar la triste situación de los refugiados y ayudar a los emigrantes y a sus familias. (GS 84)

230. ¿Son necesarios cambios profundos en las estructuras internacionales?
La ayuda material a los países en vías de desarrollo no podrá prestarse si no se operan profundos cambios en las estructuras actuales del comercio mundial. (GS 85)

231. ¿Qué es necesario para establecer un auténtico orden económico universal?
Para establecer un auténtico orden económico universal hay que acabar con las preten-siones de lucro excesivo, las ambiciones nacionalistas, el afán de dominación política, los cálculos de carácter militarista y las maquinaciones para difundir e imponer ideolo-gías. (GS 85)

232. ¿Cuáles son las normas oportunas para la cooperación internacional?
Los pueblos en vías de desarrollo han de buscar el progreso con sus propias fuerzas y el cultivo de las dotes y tradiciones propias; la comunidad internacional ha de regular y estimular el desarrollo de forma que los bienes sean invertidos con mayor eficacia y equidad y finalmente urge la necesidad de revisar las estructuras económicas y sociales. (GS 86)

233. ¿Cómo ha de darse la cooperación internacional?
Urge la necesidad de que por medio de la cooperación de todos los países se halle la necesidad de facilitar a toda la comunidad humana aquellos bienes que son necesario para el sustento y para la conveniente educación del hombre: mejorando las condiciones de vida, dotando de la conveniente enseñanza, de las nuevas técnicas, estableciendo un mejor orden social y distribuyendo más equitativamente la propiedad de la tierra. (GS 87)

234. ¿Puede someterse al criterio de la autoridad pública el derecho a la procreación?
Conforme al inalienable derecho del hombre al matrimonio y a la procreación, la deci-sión sobre el número de los hijos depende del recto juicio de los padres y de ningún modo puede someterse al criterio de la autoridad pública. (GS 87)

235. ¿Qué requiere el juicio de los padres?
El juicio de los padres requiere como presupuesto una conciencia rectamente formada. (GS 87)

236. ¿Cómo se forma una conciencia recta?
Teniendo en cuenta la ley divina, siendo responsables y considerando las circunstancias de la realidad y de la época. También son necesarios la mejora de las condiciones pedagógicas y sociales, una íntegra educación moral y el conocimiento de los métodos que puedan ayudar a los cónyuges en la determinación del número de hijos, métodos cuya seguridad haya sido comprobada y cuya concordancia con el orden moral esté demostrada.(GS 87)

237. ¿Cómo han de cooperar los cristianos en la edificación del orden internacional?
Mediante la observancia auténtica de las legítimas libertades y la amistosa fraternidad con todos. (GS 88)

238. ¿Qué relación tiene Cristo con los pobres?
Es el propio Cristo, quien en los pobres levanta su voz para despertar la caridad de sus discípulos. (GS 88)

239. ¿Cómo debe socorrer el Pueblo de Dios las miserias de nuestro tiempo?
No sólo con los bienes superfluos, sino también con los necesarios, mediante colectas y repartos. (GS 88)

240. ¿Tienen los cristianos el deber de colaborar en la actividad internacional?, ¿cómo?
Sí, individual o colectivamente, colaborando con los hermanos separados. (GS 90)

CONCLUSIÓN:

241. ¿A quién pretende ayudar el Concilio?
El concilio pretende ayudar a todos los hombres de nuestros días, a los que creen en Dios y a los que no creen en Él de forma explícita. (GS 91)

242. ¿Para qué quiere ayudarles el Concilio?
Para que ajusten mejor el mundo a la superior dignidad del hombre, tiendan a una fraternidad universal más profundamente arraigada y, bajo el impulso del amor respondan a las urgentes exigencias de nuestra edad. (GS 91)

243. ¿Es la Iglesia señal de fraternidad?
Sí, en virtud de la misión que tiene de iluminar a todo el orbe con el mensaje evangélico y de reunir en un solo Espíritu a todos los hombres de cualquier nación, raza o cultura. (GS 92)

244. ¿Qué se requiere para que la Iglesia sea señal de fraternidad?
Se requiere que promueva la mutua estima, respeto y concordia, reconociendo todos las legítimas diversidades para abrir al diálogo entre todos los que integran el único Pueblo de Dios. Los lazos de unión entre los fieles son mucho más fuertes que los motivos de división entre ellos. (GS 92)

245. ¿Cuál ha de ser la máxima que favorezca la unidad?
Unidad en lo necesario, libertad en lo dudoso, caridad en todo (Juan XXIII.GS 92)

246. ¿A quiénes se dirige el diálogo al que la Iglesia se abre?
El espíritu de diálogo abraza a los hermanos que todavía no viven unidos a la Iglesia en la plenitud de la comunión y a sus comunidades; a los que creen en Dios y conservan el legado de sus tradiciones preciados elementos religiosos y humanos; a los que cultivan los bienes esclarecidos del espíritu humano, pero no reconocen todavía al Autor de ellos; tampoco excluye a los que se oponen a la Iglesia y la persiguen de varias maneras. (GS 92)

247. ¿Cómo ha de ser el ecumenismo?
Ajustándose cada vez más al Evangelio y cooperando fraternalmente para servir a la familia humana, que está llamada en Cristo Jesús a ser la familia de los hijos de Dios (GS 92)

248. ¿Cuál ha de ser el mayor anhelo de los cristianos?
Servir con creciente generosidad y con suma eficacia a los hombres de hoy. (GS 93)

249. ¿Cuál es la voluntad del Padre?
Quiere el Padre que reconozcamos y amemos efectivamente a Cristo, nuestro hermano, en todos los hombres con la palabra y con las obras, dando así testimonio de la Verdad, y que comuniquemos con los demás el misterio de amor del Padre Celestial. (GS 93)

250. ¿Para qué hemos de seguir esta vía?
Por esta vía, en todo el mundo los hombres se sentirán despertados a una viva esperanza, para que por fin sean recibidos en la paz en la patria que brillará con la gloria del Señor. (GS 93)