viernes, 23 de noviembre de 2007

al maestro con humor

Amigo oyente:
Si se me permite en esta emisora, hoy voy a hacer publicidad de un negocio que pronto montaré y al que por su puesto todos los de la radio estaréis invitados a participar en él.
Todos sabemos muy bien que el mundo está cambiando, nos gusta llamar por teléfono o enviar un e-mail y recibir inmediatamente de manos de un joven el producto pedido. Se llama tele-... Los hay de todos los tipos y especialmente de comidas, el famoso tele-pilza o el más nuestro, el tele-paella.
Pues bien falta uno al que nadie se le ha ocurrido y responderá a las necesidades de nuestra sociedad. ¿Por qué?, pues por qué imaginate, ¿cuánto tiempo hace que no te examinas?, ¿qué solución dar a los alumnos que enferman? ¿Y a los que están meses sin ir a clase por culpa de un accidente? , llega el verano, después del mes de julio ya todas las ideas que teníamos se han agotado, el niño se aburre en casa, el adolescente echa de menos el aula, los padres no sabéis que hacer con ellos, es insoportable, tienen el mono preseptiembre. Pues aquí está la respuesta, el tele-examen.
¿Tele-examen?, sí, la nueva forma de examinar, el producto que va a revolucionar el mercado.
Si te encuentras aburrido y no sabes que hacer, ¿por qué no un examen?, si tu hijo está enfermo y tiene un control, llamanos, tele-examen al minuto. O tú mismo, ¿no te apetece examinarte y recordar así tu infancia?, ¿unos problemitas de matemáticas?, ¿por qué sólo tiene que presumir tu hijo de sacar sobres o como ahora se dice, progresas adecuadamentes?, ¿qué bonito que lleguen tus hijos y mostrarles un notable?
A quién no le apetece volver a hacer una chuleta y copiar en el éxamen esquivando la mirada del profe, ¿no es una sensación alucinante?
Ahí está, el tele-examen, nos llamas y te preparamos al minuto un examen, de lo que quieras, vamos a tu casa, lo realizas mientras el profe espera, puedes intentar copiar, con tal que no te pille y al final te damos la nota, que emoción. Examenes en tu casa, sin salir de la mesa camilla, mientras escuchas música. Exámenes de lo que quieras. Así tus hijos no se aburrirán y tú volverás a ser niño.
No es una idea genial.
Amigo oyente, es evidente que esto va de cachondeo, llevaba demasiados días serios y bien vale sonreir un poco a lo que más teme el alumno. Y así rendir homenaje a un maestro del humor desaparecido Tip y a un maestro en quien me he inspirado y que mientras escribo este minuto lo tengo detrás, JFK.
A todos los maestros, felicidades.