viernes, 23 de noviembre de 2007

el padre del albariño

Amigo oyente:
El ser humano tiene la capacidad de humanizar la naturaleza. Lo hace cuando cultiva las plantas y transforma las toscas piedras en esbeltas esculturas, cuando una página en blanco la llena de colores o letras.
Y es el cultivo del vino una de las tareas más humanizadoras, realmente el vino es fruto de la ciencia, la enología, que estudia todo el proceso por el que se transforma el mosto en vino y al tiempo que busca mejorar la calidad de los caldos. Todo ello requiere de años de estudio, de una sensibilidad especial y del conocimiento de la técnica.
Y esta mañana vamos a imaginar que me encuentra en una bodega de Siete Aguas. Se encuentra a la salida del pueblo, en una vivienda de tres pisos. Allí me recibe D. , durante años funcionario responsable de dar clases a los agricultores que cultivaban viñas. Un hombre al que Galicia le debe haber redescubierto el famoso vino Albariño. Tras jubilarse se ha montado su propia bodega. Es un momento único, escuchar como las uvas, tras lavarlas se prensan, obteniendose el mosto que se coloca en grandes cubas, allí tras depositar las bacterias se transforma en vino, que se deposita en barriles durante un tiempo, para posteriormente embotellarse de forma artesanal. Desde el pequeño laboratorio estudia el vino, lo analiza y trata de mejorar la calidad. D. Se encuentra sólo, es su hobby y él se cultiva las viñas y se fabrica el vino, un vino excelente que vende en su propia bodega y también se comercializa en la tienda de su hermana, en Siete Aguas.
Constituye una experiencia única, escuchar al maestro como nos habla de lo que ha sido su vida, del arte de obtener unos buenos caldos, como aprovecha su experiencia al tiempo que mantiene viva la ilusión por innovar. Así ahora está estudiando el método para obtener el vino como tradicionalmente se obtenía, sin ninguna química, tal como los antiguos fabricaban los caldos.
Amigo oyente, esta es la historia de una bodega artesanal y de un hombre que tras jubilarse ha encontrado un bonito camino para emplear su tiempo libre.