viernes, 23 de noviembre de 2007

Las dolorosas

He comenzado a descargarme el centenar de Cds de Riba-roja, con paciencia y a ratos libres iré colgando los artículos que escribí durante los años 1995-2004. Muchos de ellos pertenecen al espacio El minuto de la esperanza de Radio Ribarroja. Por cierto, Alex gracias por la oportunidad que me diste de trabajar en la Radio. Ya ves, 3 años después y sigo acordándome de "l'escaleta del dimoni", esa pesada escalera que me llevaba a aumentar las pulsaciones del corazón y lo mas importante vuestra amistad y los ratos vividos en el apasionante mundo de la radio.
Cuando comience con "amigo oyente" ya sabéis.

Amigo oyente:
Este día no pasa desaparcibido para quienes trabajamos en el mundillo parroquial ni para quienes de una u otra forma estamos vinculados a la iglesia.
Hoy es la fiesta de la Virgen de los Dolores, una fiesta que pasó de tener una gran importancia con su semana de pasión y los siete dolores, de tanta devoción en nuestro pueblo y en otros tantos, aquí le dedicamos una capilla y en l’Alcudia una calle.
Pues bien, este año la fiesta a recuperar el esplendor del pasado, pues hoy van a hacer su entrada no siete dolores sino diez rosas de veinte primaveras. Son ellas, las dolorosas las que tras unos años de ausencia regresan a participar en las fiestas de la Semana Santa, con la entrada, la procesión de ramos, el via crucis y como no, el encuentro.
Y este año, como todos, la verdad es que las dolorosas constituyen un ramillete de muchachas dignas de todo elogio. A todas las conozco, pues han estado en la parroquia preparándose para la confirmación y unas cuantas han continuado como monitoras, y he de reconocer que han sido una inyección muy saludable para nuestro junior. Es un encanto verlas siempre alegres, ver como te preparan los dossieres de campamento y las guías del curso, verlas en misa leyendo y jugando con los niños.
Son un signo de esperanza para todos, estas muchachas con las ideas claras que día tras día tratan de llevar a cabo su proyecto de vida.
Un grupo de muchachas veinteañeras cargadas de ilusión y buen hacer que el pasado viernes celebraron a su patrona y el domingo, como no, ¡qué distinta fue la bendición de los ramos! con ellas, los niños, los hacheros y como no, la gente que llenaba la Placeta de Don Ricardo, un día de fiesta y alegría, un día en el que el bullicio de la gente y las palmas nos hicieron olvidar los malos momentos.
Esta semana tenemos motivos para la esperanza, quien conozca a nuestras dolorosas comprenderá que cuantas cosas se dicen de la juventud no son ciertas, comprenderá que aún hay gente buena, trabajadora, sencilla y que irradian dulzura y bondad por los cuatro costados, gente capaz de ilusionarse en una fiesta donde no hay ni bailes, ni verbenas, ni discotecas solamente procesiones y misas, ah y alguna que otra cenita que bien se lo merecen los hacheros.
A ellas gracias y a las que con ilusión ya han pasado por la sacristía para apuntarse, lo mismo, es bonito ver que después de estos años donde parecía que algo tan nuestro como las dolorosas se estaba perdiendo ha vuelto a surgir con fuerza. Por de pronto tenemos dolorosas para dos años más.