viernes, 23 de noviembre de 2007

Ejercicios 2002

He aquí la primera meditación de los ejercicios espirituales a los que asistí. Los impartió el sacerdote y teólogo valenciano José Vidal Talens los días 7 al 12 de Julio en Santo Espíritu del Monte, Gilet.
Meditación:
Querido Dios:
La primera meditación nos sitúa en estos ejercicios. Como siempre ocurre trata de centrarnos en la materia y preparar las actitudes con las que el director va a entrar y desea que entremos los ejercitantes.
Así esta noche nos ha contado un cuento procedente de los hassidim. Esos hombres piadosos judíos que a través de relatos ofrecieron profundas experiencias de fe. La historia nos habla ba de un niño que se escapaba de clase. El maestro un día lo siguió y lo encontró en el bosque recitando el Shema oh Israel. Nunca más volvió a reprocharle sus novillos e intentó convencer al padre de la criatura que estaba haciéndolo bien. Éste se dirigió al niño: “¿No está Dios en todas partes?, ¿No es el mismo en todas partes?. La respuesta fue clara: “Sí, pero yo no soy el mismo en todas partes”.
¡Cuánta razón tenía aquel niño! Yo no soy el mismo en todas partes. Es verdad que Tú eres el mismo el que estás en la belleza de la montaña, la inmensidad del firmamento, el silencio del sagrario y la paz de la capilla, pero son yo el que te descubro de formas diferentes, no soy el mismo cuando me encuentro en el ajetreo de la parroquia o de una clase que cuando estoy delante de Ti en la capilla o en la orilla del mar.
A continuación nos ha explicado el significado de entrar en los ejercicios. Es entrar en un lugar donde yo no soy el mismo. Es avanzar retrocediendo, porque avanzar no significa dar un paso detrás de otro en una dirección determinada. Entonces cada vez estamos más lejos. Avanzar significa aproximarse al origen, volver sobre los propios pasos para encontrarte con quién estabas antes de todo. Y así los ejercicios consisten en dejar de trabajar. Aquí Señor no soy yo quien ha de trabajar sino Tú, que eres el más importante enestos momentos. Es tomar conciencia de lo esencia de mi vida, es decir, la presencia del Espíritu en mi interior, de quien en las entrañas maternas me tejía. Es volver los pasos hacia el pozo y encontrarse como la samaritana contigo Señor, descubrir que hay un pozo que sacia totalmente. Nosotros nos afanamos por trabajar, sacar agua de las profundidades de la tierra, atenderlo todo y olvidamos que eres Tú quien nos lo da todo, que nuestra vida ha de ser un descubrir el evangelio de la gratuidad, tu amor. Por eso, como afirma el taoismo, nos pasamos la mitad de la vida intentando capacitarnos, trabajando los talentos, luchando por ser alguién, peleando por aportar algo y la otra mitad intentando liberarnos del afán de protagonismo, descubriendo que todos los afanes no han servido para nada y que hemos de alcanzar la felicidad la hemos perdido. Nuestra vida es infeliz porque hemos hecho lo contrario de lo que Cristo nos pedía, no hemos cargado su yugo para cargar otro más pesado.
Querido Dios esta noche sólo te pido una gracia, que sea capaz de cargar con lo esencial, de descubrir lo fundamental de mi vida: Tú.