viernes, 23 de noviembre de 2007

fallas

Y he aquí un artículo que me parece publiqué en la revista La Classe.
Queridos amigos:
Y ya estamos en fallas, un nuevo año nuestro Centro abrirá las puertas a todos los que deseen compartir estas fiestas, que expresan tan bien nuestra identidad como pueblo festivo, alegre, explosivo, trabajador y enraizado en la religión cristiana.
Hay un aspecto importante y es nuestro talante abierto. Nuestro colegio es como Jesús abierto a los demás, preocupado por el otro, capaz de acoger a todos, sin distinción de raza, credo o procedencia.
Y eso lo que hace que nos sintamos orgullosos por unas personas muy especiales para que te escribe, los latinoamericanos.
Son ellos, los inmigrantes que nos llegan de Iberoamérica a los que les dedico este artículo y les doy la bienvenida a estas tierras hermanas y a vivir las fallas.
Porque latinoamérica es para nosotros una tierra hermana. Es evidente que muchos son los lazos que une desde aquel 1492 en que los dos pueblos se encontraron, y con sus luces y sombras, fueron capaces de crear algo que ni siquiera el acercamiento por parte de España a Europa, con la Unión Europea, el euro, Eurovisión,.... ha impedido que
mengue.
Latinoamérica es ante todo una tierra fértil y acogedora. Lo sabemos muy bien. En el recuerdo del siglo pasado queda Argentina, Mexico, Chile y tantos países que acogieron a españoles que abandonaban sus tierras para ir allá y que encontraron ante todo buena gente. Atrás queda la ayuda de Argentina en los años cuarenta, cuando nadie se acordaba de nosotros, exepto el pueblo argentino que nos enviaba barcos cargados de carne y trigo. No podemos olvidar a nuestros misioneros que actualmente se encuentran allí, trabajando con ilusión.
Y de allá nos llegaron y nos llegan argentinos que nos han hecho soñar, como Kempes, Di Estefano, Aimar, Ayala,...
Y con las nuevas tecnologías, unidos por internet y gracias a la lengua española, el acercamiento es mayor. Entrar en un chat o en foro es encontrarte con venezolanos, portoriqueños, argentinos,... saludando a los hermanos de la madre patria, expresión muy bonita que aún hoy utilizan para referirse a España.
Todo eso hace que a los inmigrantes que llegan de allá los veamos como hermanos, la lengua, preciado tesoro nos une, la cultura nos hermana. Y por eso os damos la bienvenida, a los argentinos, bolivianos, colombianos, ecuatorianos, dominicanos peruanos,... que os llamáis con los mismos apellidos que nosotros y venís a esta tierra, de donde salieron muchos de vuestros antepasados, regresáis a casa, a un país que aunque se sienta cada día más Europa y afortunadamente va progresando, no por ello quiere olvidarse de sus hermanos y quiere hacer suyo los graves problemas que sufre el continente: deuda externa, guerrillas, violencia, hambre,....
Nada más, amigos latinoamericanos sed bienvenidos a esta tierra siempre abierta y amable.